La vicepresidente de la Nación, Gabriela Michetti, el Gobernador Alfredo Cornejo, y el intendente de la Ciudad de Mendoza, Rodolfo Suárez, realizaron importantes anuncios relacionados a las obras del Plan Nacional de Hábitat (ex PROMEBA) además de la urbanización de los barrios Olivares y Flores Oeste, ubicados al Oeste de la Ciudad, y los trabajos de infraestructura que se realizarán en el barrio La Favorita.

noviembre 22, 2016 3:30 pm

Estamos acostumbrados a las malas noticias, al caos permanente sólo fogoneado por unos pocos sindicalistas que repiten cada día quejas eternas y legisladores de izquierda con su remanido voto negativo en cuanto proyecto se trate en la Legislatura.

Ellos son quienes propician audiencias públicas más parecidas a actos de barricada y a reuniones comiteriles que a verdaderos ámbitos de discusión. Eso es lo que pasó en el Bustelo en la audiencia por las tarifas de gas y hace unos días en la audiencia para evaluar la propuesta de incorporar a José Valerio en la Suprema Corte de Justicia.

Pero a pesar de esos personajes que piensan sólo en llevar agua para su molino, es cierta y digna de rescatar la actitud constructiva del justicialismo mendocino, que si bien tiene varias disidencias con la administración de Alfredo Cornejo es consciente de que son tiempos de tirar el carro entre todos y dejar los egoísmos de lado.

A casi un año del caos total

Pereciera que nos hemos olvidado que el año pasado, para esta misma fecha, en varios departamentos no se prestaban los servicios básicos indispensables, que había intendentes denunciados –como Luis Lobo, en Guaymallén–, otros borrados y sin asistencia al lugar de trabajo –como Carlos López Puelles, en Luján–, sueldos atrasados de varios meses, cheques voladores –como los de Alejandro Salgado, en Santa Rosa– y un gobernador como Paco Pérez entregando el poder por la puerta de atrás y dejando una provincia arrasada, donde la esperanza en la elección evitó males mayores.

Por eso es bueno rescatar algunas cosas que han cambiado para bien.

Buen trabajo de los intendentes

Ni siquiera en el gobierno de Cristina Kirchner los intendentes justicialistas han sido tan bien tratados como ahora. Es más, algunos se sorprenden al poder mantener el diálogo con el presidente Mauricio Macri, ya que a diferencia del gobierno kirchnerista el macrismo ha sido más equitativo a la hora de ayudar a los municipios.

Es muy distinta la situación actual de varios departamentos con respecto al año pasado, y entre los que más se nota la diferencia está Luján de Cuyo, que pasó de tener un intendente fantasma como López Puelles a un Omar De Marchi siempre presente y con varias obras en puerta. Por ejemplo, los vecinos ya pueden ver parte de un importante plan de pavimentación, con algunas obras concretadas y otras en vías de ejecución, además de la reconstrucción de acequias y cordones antes inexistentes.

Hace poco los beneficiarios fueron los vecinos de Carrodilla, que pudieron ver no sólo la refacción total de veredas con una unificación estética y optimización funcional, sino también la mejora de accesos vehiculares y peatonales y espacios para descanso, cambio de cestos de basura y sistemas de iluminación de última generación.

Por otra parte, los habitantes de Luján están esperando la buena noticia que significa la finalización de la playa en el río Mendoza, con más de 120 sombrillas, baños químicos, basurines para residuos, churrasqueras construidas con bloques de cemento reciclados de las obras del Aeropuerto y guardia nocturna para evitar vandalismos.

También reina el optimismo entre los vecinos de Chacras de Coria, distrito en el que se está refuncionalizando el tránsito y se han efectuado estudios para determinar qué calles serán ensanchadas y dónde se harán rotondas para evitar el caos vehicular en la zona. Por ahora se ha empezado a construir ciclovías como forma de evitar accidentes, proyecto que cuenta con la participación y opinión de todos los vecinos preocupados por su comunidad.

Algo parecido sucede en la Capital, donde Rodolfo Suárez ya anunció la refacción total del parque O’Higgins, desde el Acuario al Área Fundacional, obra que también aprovecharán los vecinos de Guaymallén, además de un cambio que atraerá a turistas y mendocinos en la calle Arístides Villanueva. También la Juan B. Justo será reacondicionada, pero además se ejecutarán importantes obras de urbanización en los barrios Olivares, Flores y La Favorita.

Es evidente que las cosas están cambiando, y si bien es cierto que en algunos departamentos cuesta un poco más por el estado en que los intendentes encontraron sus comunas, como ocurrió Guaymallén y Las Heras, los vecinos comienzan a apreciar obras de pavimentación y trabajos de limpieza, aunque por ser más grandes y con mayor población los cambios parecen algo más lentos.

Por su parte, Maipú y Godoy Cruz, devenidos en los más coquetos de la actualidad, continúan realizando obras que manifiestan el grado de compromiso de sus jefes comunales con la comunidad. En el primero de ellos, Alejandro Bermejo, con buen diálogo con el Gobierno sin por ello renunciar a su identidad política, inauguró un parque industrial que más de uno querría imitar.

La provincia también arranca

A todo ello se agregan importantes anuncios provinciales, como la modernización del Parque General San Martín, reformas y cambios sustanciales para el futuro del Zoológico y la pronta reinauguración del Aeropuerto El Plumerillo –que se ubicará como uno de los más modernos del país–, acompañados de la doble vía Mendoza-San Juan que se comenzará a construir dentro de muy poco, y el anuncio más importante: la construcción del dique Portezuelo del Viento, pese a los palos en la rueda que pone el gobernador de La Pampa.

Todo eso, más la remodelación de la Administración Pública mediante la incorporación de la tecnología y la informática, que no sólo permitirá ahorrar varios millones de pesos, sino también hacer inmediata la información y al mismo tiempo dar trabajo a miles de jóvenes mendocinos, todas buenas noticias expuestas por el gobernador Cornejo en las jornadas realizadas la semana pasada en el TIC ubicado en Godoy Cruz.

Es bueno entonces hacer memoria y mensurar como corresponde las mejoras. Falta mucho por hacer, es cierto, pero se va por un buen camino que no debe ser interrumpido con mezquindades, para de esa forma ser todos parte de esta nueva etapa en la vida de la provincia.

Dejá tu opinión

comentarios