0012220025

febrero 18, 2015 8:47 am

Tras doce años de ausencia y un agotador viaje cargado de inconvenientes, el estadioPolideportivo de Pueblo Nuevo fue testigo del regreso triunfal de Racing a la Copa Libertadores de América. La floja presentación en su debut ante Rosario Central en el torneo doméstico, junto con la enorme cantidad de horas de vuelo, generaba un manto de dudas sobre lo que podía hacer la “Academia” frente al Deportivo Táchira de Venezuela.

A los 21 minutos el fiel reflejo del trabajo elaborado en la semana provocó la felicidad en los albicelestes. Un tiro libre ejecutado por Bou encontró a un exquisito Luciano Lollo, quien definió con un taco hermoso para establecer el 1 a 0. Con la mínima diferencia los deAvellaneda crecieron en el aspecto anímico y se animaron a probar con disparos de larga distancia.

Antes de irse al descanso la dupla de ataque argentina volvió a engendrar una acción que terminó en la red. El experimentado delantero con pasado en Europa asistió a Bou y el ex RiverGimnasiaOlimpo marcó el 2 a 0. Lo único que tenía que corregir la “Academia” era la forma de tomar las marcas en los balones detenidos.

En el complemento, un tiro de Francisco Flores pudo convertirse en el descuento local, pero la aparición de Saja fue fundamental para mantener la diferencia de dos goles. Sin embargo, una nueva jugada enlazada por la “Pantera” liquidó el pleito. El goleador dominó con el pecho y la colgó del ángulo para sellar el 3 a 0.

No conforme con las dos conquistas, Bou se disfrazó de enlace y dejó a Diego Milito mano a mano frente a Liebeskind. Con un leve movimiento de cintura, el “Príncipe” desparramó al arquero y celebró el 4 a 0Racing volvía a la competición internacional más codiciada del continente con una notable demostración de jerarquía.

Como si se tratara de un sueño hecho realidad los de Diego Cocca volvieron a golpear al vulnerable elenco venezolano. Otra asistencia de Milito y una nueva definición de la figura de la noche concluyó en el 5 a 0. Ni siquiera el penal que inventó el asistente Christian Schiemann le sirvió al Táchira para salvar su orgullo. Desde los doce pasos, Rojas envió la pelota por encima del travesaño y la jornada terminó a la perfección para los de Cocca.

Si bien el camino es largo y todavía faltan un largo camino hacia las instancias decisivas, Racing dio el primer paso para alimentar la ilusión que tanto anhelan los fanáticos de la “Academia”: repetir lo que alguna vez se consiguió en la época dorada de la década del sesenta.

Dejá tu opinión

comentarios