ciudadanodiario.com.ar
Actores versus personajes reales: cómo meterse en la piel de otro
Cargando...
Por Redacción

Actores versus personajes reales: cómo meterse en la piel de otro



Actuar bien no es para cualquiera. Dependiendo de cuán grande es un artista, los resultados pueden ir desde lo glorioso (digno de aplauso, reverencia), hasta lo catastrófico. En este último caso, muchos agradecen que dicho actor o actriz eligiera retirarse hacia el anonimato.


Pero distinta es la historia cuando un actor contemporáneo se mete en la piel de un famoso. Hay que sostener el personaje, hay que saber manejarse, hay que tener un sentido de la lógica y la concentración, para internalizar tics, costumbres y características propias del agasajado.


Hollywood nos regala la oportunidad de traer a la vida a personas que murieron hace tiempo. Aquí, una galería de esos actores junto a su personalidad original.




 



 



 



 



 



 



 



 



 



 



 



 



 



 



 



 



 



comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Actores versus personajes reales: cómo meterse en la piel de otro

Gary Oldman y Chloe Webb como Sid Vicious y Nancy Spungen (“Sid y Nancy”, 1986)Kirk Douglas como Vincent Van Gogh (“El loco del pelo rojo”, 1956)Meryl Streep como Margareth Thatcher (“La dama de hierro”, 2011)Charlize Theron como Aileen Wuornos (“Monster”, 2003)Daniel Day Lewis como Abraham Lincoln (“Lincoln”, 2012)Salma Hayek como Frida Kahlo (“Frida”, 2002)Val Kilmer como Jim Morrison (“The Doors”, 1991)Jennifer Lopez como Selena (“Selena”, 1997)Ashton Kutcher como Steve Jobs (“Jobs”, 2013)Adrien Brody como Salvador Dalí (“Medianoche en París”, 2011)Cate Blanchett como Bob Dylan (“I’m not there”, 2007)Bruno Ganz como Adolf Hitler (“La Caída”, 1994)Robert Downey Jr como Charles Chaplin (“Chaplin”, 1992)Morgan Freeman como Nelson Mandela (“Invictus”, 2009)Helen Mirren como la Reina Isabel (“The queen”, 2006)Ben Kingsley como Mahatma Gandhi (“Gandhi”, 1983)Jamie Foxx como Ray Charles (“Ray”, 2004)Gary Oldman como Ludwig van Beethoven (“Amada inmortal”, 1994)

Actuar bien no es para cualquiera. Dependiendo de cuán grande es un artista, los resultados pueden ir desde lo glorioso (digno de aplauso, reverencia), hasta lo catastrófico. En este último caso, muchos agradecen que dicho actor o actriz eligiera retirarse hacia el anonimato.

Pero distinta es la historia cuando un actor contemporáneo se mete en la piel de un famoso. Hay que sostener el personaje, hay que saber manejarse, hay que tener un sentido de la lógica y la concentración, para internalizar tics, costumbres y características propias del agasajado.

Hollywood nos regala la oportunidad de traer a la vida a personas que murieron hace tiempo. Aquí, una galería de esos actores junto a su personalidad original.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

comentarios

Login