Diego Molina

agosto 26, 2015 9:34 am

Tiene 29 años, tiempo atrás protagonizó un hecho que le costó la vida a una mujer embarazada. Ahora está detenido, sospechado de haber abusado de un menor de edad. Ocurrió en una escuela de Junín.

Se trata de Diego Molina, quien está otra vez tras las rejas tras la prisión que cumplió por atropellar y matar a una joven embarazada. Este joven se desempeñaba como celador en la escuela de Ingeniero Giagnoni. La madre de un niño de 6 años había notado cambios en la conducta de su hijo y cuando indagó, recibió la peor de todas las respuestas, el niño le contó que había sido abusado por el celador dentro del establecimiento de Giagnoni. La mujer radicó la denuncia y se procedió a la detención de este sujeto a partir de pruebas psicológicas que serían contundentes para sospechar que este hombre fue autor del abuso sexual agravado.

El comisario Sergio Yanzón indicó que “inmediatamente la fiscalía ordena la asistencia médica del menor, se habían constatado lesiones en el mismo, también se han ordenado pericias psicológicas y declaraciones testimoniales. Entiendo yo que los elementos con los cuales cuenta la Justicia son lo suficientemente fundados como para haber detenido a esta persona”.

“En principio a la madre le habría manifestado lo que en la Justicia habría sido ratificado, todo indica que habría sido en el interior del colegio”. Este miércoles la DGE dará una conferencia de prensa para explicar cuáles fueron los pasos que se siguieron según el protocolo y determinar si otros alumnos de esta escuela fueron también abusados por el mismo celador.

También será necesario que la DGE  explique cómo llegó este hombre a ocupar este cargo, teniendo en cuenta los antecedentes con la muerte de una mujer embarazada tras un incidente vial. Fue en 2013, cuando Molina conducía alcoholizado y se dio a la fuga luego de impactar con la joven madre que iba a un centro de salud de La Colonia a una revisión de su embarazo.

La Policía lo fue a buscar a su casa y ni siquiera lo podía levantar de la borrachera que tenía. Fue imputado de homicidio simple con dolo eventual, pero luego cambió la carátula a  homicidio culposo y recuperó la libertad tras seis meses de cumplir prisión preventiva.

Dejá tu opinión

comentarios