bancoCentral

octubre 17, 2014 11:37 am

Las reservas del Banco Central caen este año alrededor de u$s 3.000 millones y será difícil cumplir con la premisa del ex titular del Central, Juan Carlos Fábrega, de terminar el año con estabilidad en las arcas de la entidad. Incluso, la merma se profundizará hoy cuando el Gobierno nacional cancele el vencimiento de intereses del Bonar 10 por u$s 250 millones que saldrán de las reservas que ahora administra Alejandro Vanoli.

El titular del BCRA, que comenzó su gestión el pasado 2 de octubre, prometió cuidar los dólares (que no abundan) para llegar con aire al 2015 (año electoral). Pero la tarea no será sencilla, ya que los dólares no están apareciendo: le tocó asumir después de la época en donde se liquidan más las divisas del agro. De ahora a fin de año tendrá que administrar la escasez.

El saldo en lo que va de la gestión Vanoli, dos semanas, es que la entidad perdió 300 millones de dólares de las reservas. Claro que al día siguiente que asumió la entidad tuvo que pagar 200 millones del Boden 2015 (intereses), lo que produjo parte importante de la caída.

Los vencimientos que le restan a Vanoli no son muchos de acá a fin de año: después de los 250 millones que pagará el Tesoro este viernes con dólares del Central, hay u$s 151 millones del Bonar 18 (el 29 de noviembre) y otros 142 millones de dólares del Bonar 2024 el 7 de noviembre.

No tiene la espada de Damocles que representaba el cupón atado al PBI, que se pagaba el 2 de diciembre. Como la economía no creció lo suficiente el año pasado (después de cambiar la medición del Indec), no se abona ese “premio” a los inversores.

Más allá de eso, la prueba de fuego para el Central será el año próximo con el vencimiento de casi 6.000 millones de dólares del Boden 15 que paga todo el capital ese año. Se habla con fuerza de que habrá un canje voluntario para los inversores privados y no tan amistoso para la dependencia pública que tenga ese bono entre sus tenencias. Es imposible hacer frente a ese vencimiento con el actual nivel de reservas y las perspectivas, que no son favorables más allá de las promesas de divisas vía swaps con China.

Sea como fuese, este año las reservas terminarán “moderadamente” en baja en comparación con los últimos años. La que peor sufrió la huida de dólares fue Mercedes Marcó del Pont, que en 2013 (se fue de la entidad en noviembre de ese año) vio cómo las reservas cayeron 12.700 millones de dólares. Recientemente solo Martín Redrado gozó de la abundancia de dólares cuando llegó al récord de los 50.000 millones de dólares. Ahora, a Vanoli como a Fábrega, le toca administrar la escasez./ Fuente: Infobae.com

Dejá tu opinión

comentarios