Leonardo Fariña

abril 9, 2016 7:57 am

En una maratónica declaración de 12 horas ante el fiscal Guillermo Marijuan y el juez Sebastián Casanello, el empresario Leonardo Fariña dejó los tribunales de Comodoro Py y fue traslado a la cárcel de Ezeiza. En el transcurso de la declaración, el mediático, quien pidió acogerse a la ley del arrepentido, habría dado importantes datos para acelerar la investigación de la llamada “ruta del dinero K”.

En ese sentido, Fariña habría aportado nombres de involucrados, entre ellos funcionarios de alto nivel del gobierno kirchnerista, incluidos Néstor y Cristina Kirchner y varios ex ministros.

Dentro de una camioneta del Servicio Penitenciario Federal, y bajo un fuerte operativo de seguridad, Fariña partió rumbo al penal bonaerense, donde a partir de ahora tendrá un régimen de custodia especial, ya que Casanello aceptó un pedido de su defensa de ingresar al programa nacional de protección a testigos e imputados.

El pedido de Fariña está contemplado por la ley 25.764, que prevé la “preservación de la seguridad de imputados y testigos que hubieran colaborado de modo trascendente y eficiente en una investigación de competencia federal”. Esto quiere decir que dentro de la cárcel de Ezeiza, Fariña no podrá tener contacto con otros internos, deberá ser monitoreado por cámaras de video, y estar “a resguardo absoluto”, según fuentes judiciales.

Si bien esa ley fue pensada para otros delitos, un párrafo del texto extiende su aplicación a otros casos “cuando se tratare de delitos vinculados con la delincuencia organizada o de violencia institucional y la trascendencia e interés político criminal de la investigación lo hagan aconsejable”.

El secreto de sumario fue reimplantado por el juez Casanello luego del pedido de Fariña para evitar que se filtre la declaración del financista.

Dejá tu opinión

comentarios