Ibarra

diciembre 30, 2014 12:28 pm

A diez años de la tragedia, en una columna de opinión publicada en La Nación, el ex jefe de gobierno porteño Aníbal Ibáñez reivindicó su gestión y acusó “sectores políticos” que buscaron “quedarse con un gobierno entrando por la ventana”.

El jefe de gobierno durante la tragedia -posteriormente destituido por su responsabilidad política en el hecho- aseguró en una columna titulada “Mi verdad sobre Cromagnon” publicada por el diario La Nación, que no había funcionarios corruptos en su administración y acusó a “sectores políticos, con fuerte respaldo mediático” que buscaron “quedarse con un gobierno entrando por la ventana”. Además, sostuvo que la noche de la tragedia no estuvo en el lugar, pero comandó las acciones desde el Centro de Operaciones de Emergencia de Defensa Civil.
El ex jefe de gobierno calificó la jornada como “el día más doloroso” y dijo que, una década después, es “momento de reflexionar sobre lo que ocurrió y hacer un análisis que nunca hicimos”, algo que no pudo ser hecho hasta el momento debido a “las disputas y la utilización política de la tragedia”. “En estos años se dijeron muchas mentiras y se omitieron muchas verdades”, afirmó.
Tras reseñar los hechos ocurridos esa noche -los fuegos artificiales dentro de un lugar cerrado, la sobreventa de entradas y la salida de emergencia clausurada-, apuntó contra la policía como principal responsable de la tragedia.
“Cuando uno pregunta por qué ocurrió lo de Cromagnon, algunos piensan que ‘por la corrupción de los funcionarios’. Sí, efectivamente hubo corrupción. Pero no de los funcionarios del gobierno de la ciudad. De hecho, no hubo un solo funcionario de la Ciudad condenado (en rigor, ni siquiera acusados ni procesados siquiera) por corrupción. Todos los demás involucrados en la causa fueron condenados por pagar o recibir coimas”, argumentó Ibarra, y agregó que “nunca se habló de esto” porque “la intención de algunos sectores políticos, con fuerte respaldo mediático, no era la búsqueda de la verdad, sino quedarse con un gobierno entrando por la ventana, en contra del voto popular (la mayoría de los porteños se oponía a la destitución) y sin esperar los fallos judiciales. Un gobierno que le había ganado dos veces a un modelo de ciudad representado por Cavallo y luego por Macri, que había atravesado la peor crisis económica que recuerde el país, que contaba con altísimos índices de aprobación. Como no pudieron ganar en las elecciones, utilizaron el dolor de personas que habían perdido a sus seres queridos para lograr lo que no podían con el voto popular”.
De acuerdo con la versión del entonces jefe de Gobierno, “mientras estábamos organizando las tareas de emergencia, coordinando las ambulancias, los listados de víctimas, las camas en hospitales y clínicas, había dirigentes que miraban la tragedia por televisión mientras pensaban cómo sacar ventaja política. Y para esto necesitaban ocultar responsabilidades que no fueran del gobierno de la ciudad e inventar hechos que golpearan al gobierno que yo encabezaba”.
Ibarra aseguró que estuvo en el Centro de Operaciones de Emergencias, donde coordinó y dirigió las tareas de rescate, atención médica, asistencia e información a los familiares, identificación de los cuerpos y ordenó la apertura de la morgue de Chacarita porque la de la Justicia Nacional no podía hacerse cargo. “No estuve en el lugar de la tragedia hablando con los medios, lo cual es bien distinto”, explicó.
“No mandé a funcionarios de menor rango a dar la cara, hablé yo”, sostiene el ex jefe de gobierno, y afirma que días después de la tragedia se encontró con familiares y sobrevivientes, que no trascendieron porque no quiso “politizar la tragedia, como sí hicieron algunos sectores, manipulando y exacerbando el dolor de las víctimas”.
Tras defender su gestión de acusaciones de corrupción que calificó de falsas e intencionadas, deseó que “luego de tantos años podamos hacer un análisis serio y profundo sobre las verdaderas causas que llevaron a la tragedia, esas causas que fueron ocultadas por intereses miserables”.

Dejá tu opinión

comentarios