0013340544

septiembre 11, 2015 9:03 am

Frenética y completamente reprochable resulta ya la cotidiana violencia con la que se vive el clásico de Rosario. No hay límite que frene los repudiables actos que se padecen torneo a torneo. Y claro que este no fue la excepción. Una vez más, el protagonista que quedó involucrado fue Maximiliano Rodríguez. Tal como sucedió en el pasado derby, cuando recibió amenazantes pintadas en la casa de su abuela, ahora el mismo domicilio fue atacado a balazos.

Aunque esto despertó un inmenso dolor en el ídolo ‘leproso’, fueron los propios y verdaderos fanáticos los que se encargaron de hacerle llegar un mimo al alma. ¿Cómo lo hicieron? En el habitual banderazo que suelen llevar a cabo en la previa de cada derby en el Coloso Marcelo Bielsa.

Aunque hubo rumores acerca de una intención de no llevarlo a cabo, como consecuencia del complicado presente futbolístico que atraviesa el equipo (hace siete partidos que no gana) y la adversa racha que acarrea ante Rosario Central (también hace siete duelos que no celebra, habiendo perdido los últimos cuatro), los hinchas no faltaron a la cita.

Fueron alrededor de 20 mil almas las que colmaron el estadio, destacándose el mensaje que hicieron ver detrás de un arco montando unas letras que decían: “Nada cambia este sentimiento. Tu gente sigue fiel”. Fue allí donde se encargaron de mimar a la ‘Fiera’, a quien ovacionaron de gran manera tras pisar el verde césped.

Dejá tu opinión

comentarios