Argentinof1

octubre 16, 2014 8:35 am

No le importaron los casi 31ºC que se asemejaban a 50ºC dentro del campo de juego. Ni que la pelota histeriqueara entre querer meterse y rondar los palos. Ni tampoco que el CEC, a esa altura, había hecho la apuesta concreta de cerrarse atrás pensando en los penales.

Recibió afuera del área, enganchó en una baldosa y sacó el bombazo seco, contundente para romperle la sonrisa de la boca a los mercantiles. Golazo de Juan Paulo Suraci, el acróbata del gol, el muchacho rollizo, que nada tiene de tronco y sí mucho de gran jugador.

Previo a esa jugada marcó la diferencia con su intención y su concreción. Pivoteó, fue víctima de la desesperación rival por contenerlo, se hizo eje de los ataques y comandó los propios, aunque le fallaba la puntada final. Pues bien, a los 38’ del complemento no falló. Giró entre dos defensores, la estampó en la red y le dio un marco de justicia al resultado: Argentino había sido mucho más que los hombres del carril Mathus Hoyos.

No es clásico ni mucho menos el pleito entre académicos y mercantiles. Pero en los últimos tiempos se ha generado un lindo enfrentamiento entre ambos, que le hace muy bien al fútbol mendocino. Por ello se jugó con intensidad, entrega y pasión. Mucha pasión. El CEC había aguantado bien la presión aunque no fue tan certero en el ataque. Los de Cloquell lo buscaron con ciertas precauciones en un comienzo y luego con mayor resolución, dejando una línea de tres y sumando a dos titulares como Jofré y Lucero que estaban en el banco.

Allí se vio un partido mucho más atractivo que se encaminaba a la definición desde los doce pasos. Pero llegó una de las últimas jugadas de la tarde, y el gol del Boli. Los mercantiles trataron de reaccionar, con ímpetu rayano en el nerviosismo, pero no les alcanzó.
Fue clasificación para Argentino que se medirá en la segunda fase con Huracán Las Heras. El sábado por el Federal B, los dos rivales de ayer se volverán a enfrentar.

Dejá tu opinión

comentarios