fracaso golpe

julio 15, 2016 10:04 pm

El Servicio de Inteligencia de Turquía (MIT) ha anunciado hace escasos momentos el fracaso del intento golpista que ha vivido el país, aunque ha indicado que aún quedan algunas bolsas de resistencia por parte de los militares rebeldes, que serán juzgados por traición. “El intento de golpe ha fracasado. Casi ha terminado. En algunas zonas del país hay aún pequeños enfrentamientos. El golpe está siendo rechazado pero hay algunos (rebeldes) que resisten. A partir de mañana los responsables del intento serán juzgados por traidores”, afirmó a los medios Nuh Yilmaz, subsecretario de Prensa del MIT.

Según la emisora “NTV”, Hulusi Akar, el jefe del Estado Mayor del que se informó había sido capturado por los rebeldes, ha sido liberado. Además, los tanques que habían tomado posiciones frente al aeropuerto Atatürk de Estambul, el más importante de Turquía, se han retirado, así como los soldados que custodiaban las instalaciones. El aeropuerto ha sido tomado por la Policía y por cientos de civiles.

Los medios informan también de que un grupo de militares golpistas que habían ocupado uno de los puentes sobre el Bósforo en Estambul han sido obligados a rendirse. También se ha informado de que un caza de la Fuerza Aérea ha derribado uno de los helicópteros rebeldes. El propio Yilmaz aseguró que varios aparatos han sido abatidos.

ATAQUES:

La sede de la Dirección de Seguridad en Ankara fue atacada, al menos dos veces, por helicópteros sublevados del Ejército. En torno a ese edificio se oyeron numerosos disparos y explosiones, así como en las inmediaciones de la emisora de televisión pública, TRT. Además, los medios locales informaron de que se produjo una fuerte explosión en el centro de la unidad especial de la Policía en el distrito de Golbasi en Ankara.

El edificio del Parlamento turco, en Ankara, fue alcanzado por una bomba arrojada desde un avión, según informó la agencia Anadolu y a Efe un diputado. Varias personas resultaron heridas.

Al menos 17 agentes de Policía murieron en una explosión en la sede de las fuerzas especiales en el distrito de Golbasi, en Ankara, uno de los puntos donde se han registrado enfrentamientos, donde ha sido derribado un helicóptero de los militares rebeldes.

Aviones de combate realizaron pasadas a baja cota sobre Ankara, mientras que los tanques controlaban los accesos al aeropuerto de Estambul, que ha quedado cerrado al tráfico aéreo. Posteriormente, los soldados se retiraron y la Policía ocupó el edificio del aeropuerto, donde se congregaron cientos de personas. Al mismo tiempo, numerosos vehículos blindados habían cortaron la principal avenida de Estambul, cerca de la sede central de la Policía de la ciudad, la más importante del país.

La Gendarmería bloqueó los accesos a los principales puentes que unen la parte europea y asiática de Estambul. La agencia de noticias privada “Dogan” aseguró que el Ejército había disparado contra un grupo de manifestantes contrarios al golpe de Estado que intentaron cruzar uno de esos puentes. Las imágenes de televisión mostraron varios heridos en este incidente.

GOBIERNO:

Tanto el presidente Erdogan como el Gobierno responsabilizaron de la asonada a los que llevan años invocando la creación de un “Estado paralelo”, es decir, los seguidores del predicador islamista Fetullah Gülen, al que acusan de intentar desestabilizar Turquía. Por todo el país las mezquitas emitieron continuamente rezos. Dos de los partidos parlamentarios en la oposición, el socialdemócrata CHP y el nacionalista MHP, condenaron la intentona golpista.

Dejá tu opinión

comentarios