brexit 3

junio 24, 2016 9:08 pm

La inesperada victoria de los partidarios del “leave” en el referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea abre un páramo de enorme incertidumbre y de potenciales consecuencias políticas y económicas, no sólo para el “Bloque” del viejo continente, sino también para el escenario global. Son diversos los frentes en los que se dejarán sentir las consecuencias del histórico veredicto de las urnas. Ni Europa, ni el Reino Unido, ni “posiblemente” el mundo, volverán a ser lo mismo.

En Reino Unido el efecto inmediato más previsible será una grave crisis en la política británica. Pocos analistas dudan de que el primer ministro, David Cameron, tendrá que dimitir y se recrudecerá la guerra en el Partido Conservador. El futuro del partido y del Gobierno queda en entredicho.

Otra problemática derivada será la de Escocia. En este territorio, la mayoría ha optado por permanecer en la UE. Si Londres les impone una salida forzosa, se reavivará el mensaje nacionalista y, probablemente, las demandas para celebrar un nuevo referéndum independentista para separar a Escocia de Gran Bretaña, situación que podría trasladarse también a Irlanda del Norte, donde el apoyo a la “Unión” fue muy consistente.

Cruzando el canal de la mancha, puede afirmarse con certeza que en la Unión Europea no hay precedentes de un hecho de semejante “calibre” para la Europa unida. Desde sus orígenes, la UE no había hecho otra cosa que crecer, nunca asistir a la renuncia voluntaria de uno de sus miembros.

Ahora Bruselas y Londres deberán abordar una empantanosa negociación para concretar los términos de un divorcio que agrava la crisis existencial europea. El “Brexit” da alas a los partidos euroescépticos que proliferan en todos los países centrales del continente y podría animar a otros Estados a reclamar una revisión de su relación con los Veintiocho, valga decir ahora: “Veintisiete”. Esto último es lo que más preocupa en las instituciones comunitarias.

Frente a esto, es probable que resuciten también las voces federalistas, apagadas en los últimos años en el seno de la UE, que reclamarán superar el revés, avanzando en la integración y dándole un nuevo impulso a la unión política y fiscal. En fin, una situación de extrema complejidad.

Con respecto a los mercados, lo que ha acontecido es el peor resultado para la mayoría de los inversores. Ante la caída repentina de las bolsas, tanto el Banco Central Europeo como el Banco de Inglaterra han asegurado que tomarán todas las medidas necesarias para garantizar que no haya una catástrofe en el “colchón de divisas”. Pero habrá que ver hasta qué punto son capaces de cumplir esa promesa y prevenir el peligro de un pánico bursátil. Al margen de otros efectos del “Brexit” en el mediano plazo, todos los expertos dan por hecho que la libra esterlina sufrirá una depreciación.

El “abanico de incertidumbres” comienza a mostrar todo su estrepitoso colorido, en el inicio de un verano en el hemisferio norte que será “históricamente caluroso”, pero no por causas naturales, y que se hará sentir en todo el globo.

 

Dejá tu opinión

comentarios