Cameron WhatsApp modificado

enero 13, 2015 5:16 pm

El primer ministro británico, David Cameron, ha dejado entreabierta la puerta para  prohibir en todo el territorio del Reino Unido todos aquellos servicios de mensajería instantánea encriptada, como WhatsApp, iMessage o Snapchat, después de los ataques terroristas ocurridos en París.

Cameron se pregunta si los ciudadanos del Reino Unido quieren ante la “creciente amenaza de posibles atentados en territorio británico” permitir un medio de comunicación entre personas, que incluso en “caso de urgencia” y con una orden respaldada judicialmente, “no se puede leer”. “Esto no puede permitirse” sentenció el Ejecutivo.

Así, el conservador ha destacado las diferencias entre la mensajería instantánea a través de protocolos de internet con las llamadas de teléfono, resaltando que las aplicaciones cuentan con sistemas de cifrado y que dado el volumen de las mismas, en consecuencia, los gobiernos no tienen capacidad para interceptar el contenido de los mensajes entre los usuarios de este tipo de servicio.

Por lo tanto, ante la imposibilidad de acceder a las comunicaciones, Cameron abre la puerta a la prohibición de los servicios de mensajería que contengan chats encriptados como son WhatsApp, iMessage o Snapchat. El primer ministro ha prometido que si su partido (conservador) gana las próximas elecciones se encargará de hacer “una normativa exhaustiva que garantice una alternativa para cada usuario de estas aplicaciones, pero sin poner en riesgo la seguridad del Estado y de sus habitantes”.

La actual legislación sobre acceso a las comunicaciones privadas expira en 2016, por lo que el gobierno que resulte electo el 7 de mayo próximo tendrá que legislar al respecto, en medio de un debate en el Reino Unido entre los que favorecen ampliar las competencias del Estado en la vida ciudadana y los que defienden el derecho a la privacidad.

Hasta ahora, la administración de Cameron no ha conseguido dar a los servicios secretos esas competencias para examinar libremente todas las comunicaciones, por la oposición de organizaciones de defensa de los derechos civiles, la opinión pública y la resistencia de los bloques políticos de corte liberal.

 

Dejá tu opinión

comentarios