Independiente Rivadavia

mayo 13, 2016 11:24 am

Independiente Rivadavia vive una de las peores crisis de los últimos tiempos y la solución a sus problemas institucionales y deportivos no parece llegar en forma pronta.

Sumergido en el último lugar de la tabla de posiciones y muy comprometido con los promedios del descenso, la dirigencia amago con renunciar y dejar al club en manos de quien quiera hacerse cargo de la situación. La deuda con los jugadores crece día a día (con algunos asciende a nueve meses) y con el personal que trabaja en el club, la misma llega a los 90 días sin cobrar.

Por este tema, Leonardo López tenia la intención de, en el próximo encuentro como local ante el líder Talleres de Córdoba, habilitar la popular norte del Bautista Gargantini para albergar al publico visitante. Pero desde el Ministerio de Seguridad, no sólo no le permitieron la habilitación de dicha tribuna, sino que además, le aumentaron la cantidad de efectivos policiales que se dispondrán para el operativo, lo que significa un gasto mayor para la dirigencia “azul”.

A todo esto, hay que sumarle que Daniel Córdoba dejó de ser el DT luego de la derrota frente a Douglas Haig y todavía no encuentra reemplazante. El nombre del nuevo técnico se conocerá la próxima semana, por lo que Martín Astudillo dirigirá el equipo el próximo domingo de forma interina.

El malestar es el club del parque es generalizado, tanto en los jugadores como en los hinchas, que sólo se aferran a la esperanza de permanecer en la categoría y que la solución institucional llegue lo antes posible.

Dejá tu opinión

comentarios