casanello

abril 23, 2016 8:45 am

El juez federal Sebastián Casanello decidió profundizar una nueva etapa en la investigación sobre las maniobras de lavado de dinero que complican a Lázaro Báez. Se trata del blanqueo de 32,8 millones de dólares mediante la compra en Suiza de títulos de deuda pública argentina, que tras una compleja operación financiera internacional terminaron depositados en las cuentas de Austral Construcciones en el Banco Nación, sucursal Plaza de Mayo.

El primer paso de esta nueva instancia de la investigación sobre Báez lo dio el juez Casanello ayer, cuando indagó a Jorge Chueco, cerebro legal de Lázaro Báez para sus operaciones financieras.

El segundo paso es la citación a indagatoria del supuesto dueño oculto de Helvetic Group, Marcelo Ramos, un cordobés dueño de la firma que realizó, presuntamente en nombre de Báez, diversas operaciones que le aseguraron que el empresario kirchnerista se quedara con la financiera Puerto Madero SGI, conocida como La Rosadita, y que blanqueara los casi 33 millones de dólares obtenidos de fuentes ilegales.

Ramos, según la información que la Dirección de Migraciones le envió al juzgado, se encuentra en la Argentina, adonde regresó recientemente.

Esta nueva operatoria -investigada inicialmente por el fiscal José María Campagnoli- deja a la luz otro mecanismo supuestamente usado por Báez para introducir en el circuito legal sumas de dinero negro proveniente del delito, además de la financiera conocida como La Rosadita.

Dejá tu opinión

comentarios