Casino de Mendoza

julio 14, 2016 11:49 am

Mendoza es una de las provincias con más casos de ludopatía del país. De acuerdo a un estudio recientemente presentado.

El juego patológico en nuestra provincia se duplicó durante los últimos diez años y, según expertos consultados, el principal motivo que explica este fenómeno es el desmedido crecimiento de la industria del juego en el territorio provincial que, sin lugar a dudas, ha provocado un aumento significativo en la cantidad de pacientes que padecen ese impulso irreprimible por apostar hasta lo que no tienen.

Las cifras son verdaderamente espeluznantes. Según el último informe elaborado por el Programa de Juego Responsable sobre lo que se apuesta en los anexos oficiales de los departamentos, podemos ver que por ejemplo en San Carlos, por cada habitante mayor de edad el monto mensual de apuesta asciende a $4.652,68. En el segundo puesto está el casino de Uspallata, lugar en donde sus habitantes en condiciones de apostar tienen un gasto promedio por mes de $4.278 por persona.

Si contrastamos estas cifras con años anteriores al 2006, podremos ver que por ejemplo en el 2005, los niveles de apuesta fuera de los conglomerados urbanos, se incrementó un 70% promedio, tomando en cuenta todos los anexos del Casino de Mendoza.

Sin embargo, la presentación fría de estos datos no sólo ilustran lo que malgasta un ciudadanos mes, sino que también obtiene correlato sobre los problemas laterales al juego compulsivo: familias destruidas, drogadependencia, de presión y, lo peor de todo, aumento de la tasa de suicidios.

Además, a juzgar por la cantidad de bicicletas y ciclomotores estacionados en las veredas, se puede percibir que la mayoría de los concurrentes pertenecen a un segmentos sociales bajos.

Menos casinos, menos ludópatas… menos trabajo

En función de las problemáticas anteriormente expuestas, la decisión de las nuevas autoridades provinciales parece ser la reducción del esquema de juego, implementando el cierre sistemático de salas, situación que, naturalmente, ha generado un creciente malestar gremial.

Lo cierto es que a raíz del achicamiento en el sector, muchas familias podrían perder el sustento económico yes por es que desde los sindicatos que nuclean a los trabajadores del juego, ya se están tomando medidas para frenar la reducción de los puestos laborales.

Casinos: todos deficitarios

Según cifras oficiales, las casas de apuestas del Estado representan pérdidas que se cuentan en millones. Para darnos una idea pensemos que sólo con la baja de las tres salas que se cierran a partir de agosto (La Consulta, Eugenio Bustos y Uspallata) el fisco provincial ahorrará un millón de pesos por mes.

Al respecto, el gerente general del Instituto Provincial de Juegos y Casinos de Mendoza (IPJyC), Andrés Lombardi, dijo: “El estado financiero actual no es para nada bueno. El último balance (2015) deja una deuda de 120 millones de pesos con la provincia. Por ley, el Instituto de Juegos y Casinos tiene que transferir el 35% de sus ganancias a la provincia para sostener los planes de salud y desarrollo social. Durante los años 2014 y 2015 no se cumplió con esa meta y entonces el tribunal de cuentas entiende que esa es una deuda que tiene el Instituto con la provincia”, dijo.

Finalmente, Lombardi enfatizó que se está realizando la primera evaluación del funcionamiento de los casinos durante los últimos diez años y afirmó que jamás se había hecho una.

De esta situación se desprendería por qué se habilitaron salas de juegos en poblaciones poco propicias para el desarrollo de la industria, ya sea por su ubicación o por la resistencia de sus pobladores.

Sr ludópata: ¿se quedó sin dinero? tenemos la solución.

A pesar de las campañas anti-cajeros en los casinos y de la legislación actual en otras provincias grandes como Buenos Aires y Santa Fe, en Mendoza todavía se siguen instalando cajeros automáticos en salas de juego públicas y privadas.

Sobre este tema, la presidenta del Instituto de Juegos y Casinos, Josefina Canale, consideró que es bueno que se ponga un límite a la posibilidad de conseguir dinero dentro de las salas de juego. “Cuando la persona sale a buscar plata en el camino puede reflexionar si le conviene o no, esto colaboraría para evitar casos de ludopatía”, dijo la funcionaria pero la verdad es que nuestra provincia aún genera rentabilidad a costa de los enfermos.

Trabajadores en alerta

El Sindicato de Trabajadores de Juegos de Azar se declaró ayer en “estado de alerta y movilización” ante el cierre temporario del casino Cóndor, ordenado por las autoridades locales. “Más allá de las cuestiones administrativas o burocráticas que deban resolverse entre el Instituto de Juegos y Casinos y la empresa concesionaria, advertimos que no estamos dispuestos a sufrir la pérdida de días de trabajo o fuentes laborales”, explicó Ariel Fassione, secretario gremial de Aleara.

En la sala ubicada en el hotel Intercontinental cumplen funciones aproximadamente 250 empleados de juegos, que “de ninguna manera pueden ser víctimas o rehenes de una situación ajena” provocada por diferencias entre la empresa y el organismo encargado de su control. “Siempre apoyamos las gestiones e instrumentos que den mayor control y transparencia, pero nos opondremos a que se haga a costa del bolsillo de nuestros compañeros”, agregó Fassione.

Finalmente, el líder sindical manifesto preocupación gremial por “las versiones no desmentidas por las autoridades que hablan de que la clausura provisoria podría extenderse en el tiempo”.

Por Orlando Tirapu – El Ciudadano online

Dejá tu opinión

comentarios