1

agosto 4, 2016 9:00 pm

Vendo de Todo Mendoza, Compra Venta Usado, Liquido Todo Mza, Vendo Todo Zona Este, Shopping del Usado, Compra/Venta Tecnología Mendoza, son sólo algunos de los grupos de Facebook, utilizados por delincuentes para vender productos robados.

Estos espacios virtuales, en donde reinan tanto la impersonalidad como las estafas, reúnen grupos que promedian los 70.000 integrantes –cada uno– que por día dejan entre 200 y 250 publicaciones.

El grupo que más gente tiene en nuestra provincia es uno llamado Compra – Venta (Nuevo y Usado) de Mendoza 2, el cual ostenta 103.454 usuarios a la fecha.

En este punto vale la pena aclarar que la mayoría de los usuarios ofrecen de buena fe artículos personales que no tienen origen en la actividad delictiva. Pero, a veces, son estos mismos sujetos, quienes atraídos por los bajos precios, terminan siendo cómplices compradores y no preguntan demasiado por la procedencia del producto.

Según expertos en tecnología de redes, consultados por El Ciudadano, comprar a través de estos grupos, sin corroborar el perfil del usuario vendedor, es exponerse a una estafa o lo que es peor, a la entrega de datos personales que eventualmente pueden ser utilizados para otros engaños, como por ejemplo, falsos secuestros.

Tierra de nadie

La metodología de compra /venta no tiene alguna medida de seguridad jurídica vigente y carece de controles tributarios. La técnica de estafa es muy simple: un administrador (NN) crea el grupo, invita a gente, permite que se sumen integrantes libremente y cada uno sube una foto del producto que quiere comercializar, le coloca un precio y la persona que va a comprar toma contacto a través de comentarios en la foto o por mensajes privados con el vendedor.

La forma de concretar la venta se define de manera privada y no queda registro alguno del trato comercial, lo que la vuelve más atractiva que a través de otras páginas que cobran comisión y tienen algunos tipos de controles o calificación de usuarios, como Mercado Libre o Alamaula, entre otras.

Al respecto, Federico Cofman, gerente de seguridad de la firma MercadoLibre, dijo: “En los términos y las condiciones que regulan la actividad de los usuarios en la plataforma Mercado Libre, hay una política especial en la que se detalla un listado de artículos, cuyo ofrecimiento, publicación, compra o venta están prohibidos”.

En este punto, es importante destacar que como en toda transacción de común acuerdo entre ambas partes, son los usuarios quienes deciden seguir o no adelante con una operación si el origen del producto es sospechoso o no.

Cuestión de identidad

Como señalamos anteriormente, no todos los usuarios integran estos círculos cerrados (de fácil acceso) virtuales para “colocar” o “ubicar” mercancía de dudosa procedencia. Sin embargo, muchos toman ventaja de las facilidades que ofrece Facebook, a la hora de inventar identidades y aprovechan para comercializar productos que tal vez estén manchados con sangre.

Cómo detectar una cuenta falsa

Actualmente, se calcula que en Facebook existen más de 100 millones de cuentas apócrifas creadas para diversos intereses, en su mayoría oscuros. Por fortuna, entendidos en la materia entrevistados por este medio, señalaron algunas pautas clave para comprobar si una cuenta de origen sospechoso es administrada por un delincuente o un acosador.

“En primer lugar, hay que ver la foto de perfil. Por lo general, siempre se trata de imágenes en baja calidad y que pertenecen a otras personas. Luego hay que ver si tenemos ‘amigos en común’. En caso de existir alguno, un buen consejo es preguntarle a nuestro contacto de confianza si lo conoce o tiene algún dato. En tercer lugar, hay que ver el tipo de material que publican en sus muros. Los delincuentes, casi siempre ‘comparten’ publicidad y otras cuestiones que nada tienen que ver con su vida personal. Finalmente, el mejor consejo es hacer click en la casilla que dice ‘Información’. Es habitual, que la cuenta falsa carezca totalmente de información personal”, dijo Aníbal Manrique, analista de redes sociales y agregó: “Para llevar a cabo estas tareas de comprobación, no hace falta ser amigo de la persona a chequear”.

Por Orlando Tirapu – Diario El Ciudadano

Dejá tu opinión

comentarios