atentado

septiembre 9, 2014 6:05 pm

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, anunció este martes un refuerzo de la seguridad tras el atentado con una bomba casera que dejó 14 heridos, y que abrió un debate sobre la capacidad del Estado para luchar contra lo que consideran terrorismo.
Una bomba casera, preparada con un extintor relleno de pólvora negra y un detonador, causó el pánico en Santiago de Chile el lunes, tras explotar dentro de un basurero en una zona comercial de una estación de metro. Se considera el mayor atentado desde la llegada de la democracia (1990), según medios locales. El gobierno presentó una querella por delito terrorista, mientras que Bachelet aseguró que no permitirá “que un grupo reducido de terroristas y cobardes afecte la vida que llevamos”.
En los últimos años habían estallado centenares de artefactos parecidos sin causar grandes daños ni heridos graves, pero nunca se había cruzado la línea de instalarlos en un lugar público, concurrido y en horario diurno.
El giro en el modo de los ataques ha atemorizado a los capitalinos. Una foto de origen desconocido que se hizo viral en
las redes sociales mostraba una pintada en el transporte público, en la que se podía leer: “La próxima bomba será en un bus”. El gobierno analiza la imagen.
La cautela ha llevado a cerrar momentáneamente varias estaciones de metro por paquetes sospechosos que terminaron siendo falsas alarmas. Los responsables del metro han protegido todos los basureros como precaución.

Dejá tu opinión

comentarios