carlitos-menem

octubre 24, 2014 3:58 pm

El juez federal de San Nicolás, Carlos Villafuerte Ruzo, citó al ex vicepresidente Carlos Rukauf y los ex ministros Eduardo Bauzá, Carlos Vladimiro Corach y Oscar Camilion, así como al ex titular de la SIDE Hugo Anzorreguy a declarar como testigos por la muerte del joven
Carlos Menem Junior, la cual se investiga si fue un accidente o atentado.

Tras el pedido del fiscal Matías Di Lello, el juez resolvió citar a los ex funcionarios para declarar ya que se trataba del circulo estrecho del entonces presidente Carlos Menem al momento de los hechos, en marzo de 1995, cuando el helicóptero en el que viajaba Carlitos cayó a tierra. El juez también citó al comisario general (retirado) Adrián Pelacchi, quien por entonces era el Jefe de la Policía Federal, y al periodista Jorge Lanata, puesto que éste recientemente refirió una investigación periodística que hizo y la cual concluyó que fue un atentado.

A partir del 10 de noviembre próximo, también fueron citados a declarar el entonces jefe de la Casa Militar, Jorge Eusebio Rearte; el ex titular de Prefectura Naval, Jorge Maggi, y al entonces jefe de la Gendarmería. El juez a su vez pidió vía oficio dirigido a al presidenta Cristina Kirchner para que autorice el acceso a información que podría tener la Secretaría de Inteligencia sobre el accidente, y que hasta ahora se desconoce. También en otro oficio dirigido a Presidencia pidió que se releve del secreto al ex titular de la SIDE Anzorreguy para que pueda prestar declaración testimonial.

Las nuevas declaraciones testimoniales dispuestas fueron pedidas por el fiscal Matías Di Lello, tras la declaración testimonial que prestó Menem quien aseguró tras 19 años que a su hijo lo mataron en un atentado. Menem cambió de parecer a 19 años y ahora ratificó que fue un
atentado, aunque al declarar en el Congreso de la Nación y por escrito en dos oportunidades, no precisó más detalles y no justificó por qué cambió de hipótesis, sólo que se basó en una pericia hecha por la Gendarmería Nacional en 1998 que concluyó que el helicóptero recibió disparos. La declaración del ex presidente fue luego que en un encuentro íntimo con su ex mujer Zulema Yoma le confesara que fue un atentado, y no un accidente como él siempre había sostenido.

En la causa, días atrás se conoció un peritaje sobre un estudio comparativo de imágenes entre las tomadas minutos después de la caída del helicóptero en San Nicolás, y muchas otras que se tomaron años después de los restos de la nave. En un peritaje hecho por la Fuerza Aérea determinó que fue un accidente, pero luego la Gendarmería Nacional dijo hallar rastros de bala y se concluyó que fue un atentado.

En el estudio hecho por peritos oficiales, Elisa Colombo y José Barraza, dependientes del CONICET se concluyó que no surge de las imágenes impactos de bala, con lo cual echaron por tierra la hipótesis de un atentado: del cobertor del hidráulico de la nave se constató “un orificio de forma irregular, que habría sido producido por el impacto de un objeto irregular tipo esquirla, descartándose que se trate de una bala”. También concluyeron que en la cola del helicóptero se encontró “una deformación adquirida de la chapa” pero negaron que haya habido impacto de bala.

No obstante, la querella y sus peritos, Roberto Locles y Enrique Prueger, contradijeron la pericia, acusaron a los expertos oficiales de falsear las conclusiones y dijeron que quedó en evidencia que la nave recibió disparos.

Dejá tu opinión

comentarios