Najul Claudia, senadora UCR

septiembre 4, 2016 4:02 pm

Con el título “Del dicho al hecho, aceleramos la Justicia”, la senadora radical Claudia Najul distribuyó un texto en el que resalta la manera en que cambiaron los procesos judiciales en materia de duración en los últimos tiempos.

“Parece increíble, pero hasta hace algunas semanas, la burocracia a la que estaba sometida la Justicia Penal, hacía que mendocinos que estaban sometidos a proceso, esperaran largos meses por la definición de su situación y que fiscales que querían hacer su trabajo de manera eficiente, se encontrasen con la imposibilidad de recurrir a herramientas tecnológicas para agilizar su tarea”, expresa la legisladora mendocina.

“Mientras tanto, pilas y pilas de expedientes se acumulaban en escritorios, armarios y hasta en el piso de los juzgados. El problema no eran los expedientes, el problema es que en cada expediente había dolores, personas que soportaban esos dolores y recursos que el Estado perdía por falta de pericia.

“En su campaña a Gobernador, escuchábamos que Alfredo Cornejo hablaba de la oralidad y la tecnología como aliada de procesos rápidos y transparentes. Algún descreído diría “promesas de campaña”.

“Hace algunos meses empezamos a debatir la reforma del Código Procesal Penal y decíamos que eran necesarias reformas que asociaran a Justicia con agilidad, celeridad y eficiencia. Los escépticos podrían decir entonces “leyes que se convierten en letra muerta”.

“Pero, como siempre, quienes creemos en la política como herramienta para transformar positivamente la sociedad, pensábamos que eran necesarios cambios genuinos y rápidos, que las frustraciones del pasado no podían condicionar nuestra tarea, y así, votamos leyes con la expectativa de saber que pronto habría resultados concretos.

“Hoy, estamos ante ellos. No hay lugar para descreídos y escépticos, los cambios están a la vista.

“Los medios de comunicación confirman en estos días lo que los fiscales y trabajadores judiciales señalan hace algunas semanas: procesos penales que antes implicaban papeleo e ida y venida de expedientes con plazos que se extendían muchas veces sin lógica, se están moviendo más rápido; y así, la Justicia está recuperando una característica fundamental: celeridad.

“Que un proceso que duraba en promedio un mes, ahora no demore más de dos horas, es un triunfo de la buena política, la que defendemos, la que da respuestas ágiles a problemas históricos; la que erradica con decisión, dolores que parecían perpetuos.

“Mendoza ha dado dos pasos muy importantes en estos meses. Primero, asociamos la cuestión de la seguridad a la Justicia, a la vez que desapegamos el dolor de la inseguridad a la política electoralista que tanto daño nos hizo. Ese vínculo que implica abordar la inseguridad en el marco de las adecuaciones en la Justicia, permite proponer y aplicar políticas con una mirada más amplia y, tal como lo indica el caso de los procedimientos orales, cambios inmediatamente notables.

“Segundo, hemos superado la visión partidista del asunto. En otros tiempos, caíamos en un debate estéril y pobre que nos encerraba en una falsa opción binaria de mano dura o garantismo. Esta vez, Mendoza ha aprendido; con el dolor que implicaron años de frustraciones y de diálogo de sordos, oficialismo y oposición hemos propuesto, discutido y votado leyes realmente transformadoras, haciendo a un lado los colores y poniendo ante todo a la Provincia.

“Falta mucho, muchísimo. Mendoza tiene mil materias pendientes, pero hemos avanzado sustancialmente: encontramos un método que honra el diálogo y el acuerdo y estamos adquiriendo una madurez democrática que nos facilita el camino a recorrer entre el problema y la solución. Que los expedientes empiecen a moverse, que los plazos procesales empiecen a acortarse y que la Justicia se asocie al valor de la eficacia, es muestra de ello.

“Hoy, tenemos una Justicia más ágil que en diciembre, costó pero lo conseguimos, y es un motivo de alegría para quienes siempre creímos que Justicia lenta no era justicia. Mendoza sigue cambiando”, finaliza la senadora Majul en su escrito.

Dejá tu opinión

comentarios