imagen-2

noviembre 23, 2016 11:34 am

Costumbres milenarias de una comunidad que exalta los valores fundamentales, serán expuestas en un evento de arte nipón

Hasta hace algunos meses, muchas personas no sabíamos nada sobre el kendo, como tampoco de la enorme cantidad de mendocinos interesados en conocer, practicar y promover actividades milenarias ligadas a la cultura japonesa.

Pero lo cierto es que en nuestra provincia se avecina un encuentro y El Ciudadano dialogó con los responsables de su organización, Gustavo Castro y Lisandro Gabetta, para conocer más sobre esta práctica.

Gustavo trabajó como guía de montaña en el Aconcagua hasta que una lesión en su rodilla lo dejó ‘fuera de juego’. A partir de ese momento buscó llenar ‘ese vacío’ con alguna actividad física y lo encontró en el kendo.

Lisandro, por su parte, siempre practicó artes marciales en las que el contacto físico es fundamental, pero buscaba “la otra parte, la que le hiciera bien al alma”, y también lo encontró en este arte japonés.

“El kendo es para todo el mundo”
El nombre de este arte marcial japonés, que se destaca por el uso y manejo del sable o espada de bambú, proviene de los ideogramas ken (sable, espada) y do (camino, sendero) y significa “el camino de la espada”.

“Cualquier persona puede hacer kendo”, asegura Gustavo, quien además de ser profesor, lo practica diariamente desde hace diez años. “Los ejercicios se adaptan a cada uno, porque no se trata de la forma, se trata de tu espíritu de poder lograr un control en tu disciplina y en tu vida que te lleva a superarte. De eso se trata el kendo, se busca la superación de las personas a través del ejercicio físico intenso a través de las técnicas de la espada samurai, pero principalmente busca formar mejores personas, ese es el único objetivo”, explica el profesor, a lo que Lisandro, que lleva mucho menos tiempo practicando la disciplina, pero con la satisfacción de encontrar lo que busca, asegura que “el kendo no te sirve como defensa personal, para crecer internamente y eso es lo más importante de todo”.

imagen-1

Orgullosos de su elección
“En el kendo hay competencia, pero se enseña que tanto la victoria como la derrota se deben tomar con serenidad. Cuando nosotros ganamos un punto es exactamente igual que cuando lo perdemos… Si ganás el campeonato del mundo, te arrodillás, saludás (al contrincante), guardás tu arma y te vas. No es que salís festejando o saltando. Y cuando perdés no te tirás al piso a llorar. Eso no existe en el kendo. Es la misma serenidad ante la victoria que ante la derrota… no hay otra forma de tomarlo”, detalla Gustavo, como para que podamos ir adentrándonos en una disciplina poco conocida para la mayoría de la gente.

Estos kendokas hablan orgullosos de las particularidades que tiene la práctica que eligieron. “Otra diferencia es que nosotros, en el kendo, no tenemos cinturones de colores. Cuando estamos entrenando, en la formación no se distingue el que recién empieza del que lleva 50 años entrenando… No son visibles las jerarquías para quien mira a simple vista; en el kendo somos todos iguales, todos usamos las mismas ropas, la misma armadura y la misma espada. Nos paramos a la misma distancia y todos tenemos las mismas oportunidades, y en otras artes marciales no es tan así”, explican.

Herramientas para una mejor sociedad
Los entrevistados explican que la práctica de esta disciplina “tiene sus fundamentos filosóficos relacionados a dos aspectos importantes de la cultura japonesa: al budismo zen y al bushido, el código de honor y de conducta de los samurais, que tenían estrictos códigos de vida. Esto permitía que se fomentaran valores como el amor, la lealtad, la cortesía y el respeto. Valores fundamentales para la sociedad de hoy, cuando la educación está yendo para otro lado, como por ejemplo, que el que no gana no triunfa. Acá todos tienen la posibilidad de ganar, y todos están ganando aunque pierdan. Me parece que esas son las herramientas fundamentales para crear una mejor sociedad”, reflexiona Castro.

“Con el evento de cultura japonesa queremos mostrar un poco todo esto. No sólo con el kendo, ya que los japoneses tienen la particularidad de que de todo hacen un arte sumamente disciplinado. Son muy estrictos con los códigos que hay que cumplir para decir ‘esto está bien o está mal’, y generalmente son cosas que no se pueden ver o mensurar, no se pueden medir de otra manera más que con la apreciación. Ellos hacen un arte de los arreglos florales, de la escritura, de doblar un papel, de tomar el té… hacen un arte de todo”, explican, y adelantan que en Mendoza hay mucha gente interesada en aprender más acerca de las particularidades de la cultura japonesa en cualquiera de sus aristas.

imagen-3

Amor a la japonesa
Sabido es que en nuestra provincia cada vez es más popular el consumo de bienes y servicios relacionados a tradiciones extranjeras, y que en la mayoría de los casos esas prácticas vienen acompañadas de un plus informativo que nos lleva a involucrarnos aún más con la cultura en cuestión.

“Uno empieza a investigar y a enamorarse más de esa cultura. Nosotros, que somos tan occidentales, encontramos en la cultura japonesa cosas que no tenemos. Por ejemplo, en la ceremonia del té son más de cien pasos que se tienen que cumplir y eso tiene su significado de por qué es así. En el kendo es lo mismo, todo tiene un significado: la postura, la presencia, el respeto. Entonces todo va encadenado”, explica Gabetta, y Gustavo agrega que “si lo que hacés cuando estás entrenando no te sirve afuera, tenés que buscar otra cosa. La cultura japonesa es muy difícil de asimilar, no es fácil entender que para todo hay un significado. Es una cultura de 1.500 años de antigüedad”.

Costó… pero se hace
El ‘Festival de cultura japonesa, descubrí Japón’, organizado por la Asociación Cuyana de Kendo y Iaido y el Centro de Intercambio Cultural Argentino Japonés Mendoza, tiene como objetivo difundir los exóticos aspectos de la cultura japonesa y reunir fondos para las próximas competencias fuera de la provincia, ya que dos de los alumnos integran el seleccionado nacional de kendo y 25 de ellos van a representar a la Región Cuyo en el certamen latinoamericano.

Hasta hace un par de semanas el evento no se hacía porque no estaban dadas las condiciones de tiempo y espacio, pero el hecho de acceder a la Estación Cultural y la difusión del evento en redes sociales facilitó “la alineación de planetas” para que mendocinos y foráneos podamos acercarnos a esta cultura milenaria.
“Es la primera vez que se hace y nunca pensamos que iba a tener una respuesta tan positiva. De hecho, pensábamos hacer algo muy íntimo con los familiares, con las personas que han pasado por la escuela y con la gente del Instituto, ya nunca imaginamos que iba a tener la respuesta que tuvo. Lo vemos a través del evento en Facebook”, aseguran ambos kendokas.

Para agendar:

Festival de cultura japonesa, descubrí Japón.
Día: domingo, desde las 10.
Lugar: Complejo Estación Cultural (Perú y Las Heras, Ciudad de Mendoza)
Entrada: $30. Menores de 10 años, sin cargo.
Temas: Kendo, sushi, go, amigurumi, ceremonia del té, bonsai, nijutsu, shogi, jodo, aikido, karate, caligrafía japonesa, comidas, arreglos florales, aido, judo, origami.

Dejá tu opinión

comentarios