muertesub5

agosto 18, 2014 1:41 pm

La muerte súbita es la principal causa de muerte de bebés entre un mes y un año de vida, por ello se aconseja tomar medidas para evitar este síndrome (SMSL). Su nombre refiere a un fallecimiento que no puede explicarse aún después de realizar una investigación minuciosa, en la que se incluyen autopsia, investigación de la escena en que ocurrió la muerte; y análisis de los síntomas y enfermedades que el niño pudo presentar antes de fallecer. La también llamada muerte en la cuna o muerte blanca, constituye un importante problema no sólo médico legal sino también social, ya que es una de las situaciones más dramáticas a las que puede enfrentarse una familia.

En la Argentina fallecen al año más de 500 niños por el SMSL y constituye una de las cuatro causas más importantes de mortalidad post neonatal. En la actualidad no existe forma de predecir qué bebés morirán por su causa pero se sabe que el 90 % de los casos se produce antes de los seis meses de vida y que los meses de mayor riesgo se comprenden entre el segundo y el cuarto. Además, otros datos revelan por una parte, que los varones lactantes corren más riesgos que las mujeres y por otro, que la frecuencia de este síndrome se duplica durante el invierno. Se sugiere que esta incidencia puede deberse a una sumatoria de causas asociadas entre las que se destacan: incremento en la exposición a infecciones virales, exceso de abrigo para cubrir al niño lo que ocasionaría un estrés térmico por sobrecalentamiento, procesos nutricionales, prácticas de cuidado del lactante, entre otras. También se estima que en la mayoría de los casos la muerte sucede entre la madrugada y las 7 de la mañana, mientras el niño duerme.

Por esto es que los padres deben respetar un conjunto de recomendaciones que ayudan a disminuir su posibilidad al mismo tiempo que contribuyen a que el pequeño tenga un crecimiento más saludable. No obstante, es preciso recalcar que la prevención de la muerte súbita comienza con los controles y cuidados adecuados durante el embarazo y con la incorporación de hábitos saludables:

-Acostar al bebé boca arriba para dormir: esta es la medida más importante. Diferentes estudios demuestran que esta posición bajó en forma significativa la probabilidad de muerte súbita en lactantes.

-Utilizar un colchón duro y firme ubicado dentro de una cuna que cumpla con requisitos de seguridad. No deben acostarse en colchones de agua, sillas ni sofás.

-Evitar colocar dentro de la cuna elementos acolchados o mullidos como ropa de cama, peluches u otros objetos.

-NO acostar al bebé sobre almohadas, pieles de abrigo ni mantas. Es aconsejable hacerlo en una bolsa de dormir para bebé u otra vestimenta especial para dormir con el fin de no agregar más abrigo.

-Procurar que el rostro del bebé quede descubierto mientras duerme porque de lo contrario el riesgo aumenta. No utilizar sábanas para protegerlo del sol o del frío, ni para evitar que se despierte por sonidos externos. Amontonar ropa cerca de su rostro puede obstruir la boca y la nariz, lo que podría provocar la reinhalación del aire expirado. De usar una sábana, los pies del pequeño deben llegar al extremo de la cuna. La sábana debe ajustarse muy firme a ambos lados del colchón y cubrirlo sólo hasta el pecho, para evitar que al deslizarse su rostro se cubra con ella en forma accidental.

-Acostar al bebé cerca pero no en la misma cama: puede ser peligroso que el bebé duerma con sus papás, si bien no está comprobado que el colecho aumente el riesgo de muerte súbita, la cama de los adultos o los hermanos tiene elementos de riesgo como almohadas, plumones, edredones, entre otros. Sin embargo, la co-habitación podría ser un factor protector: colocar la cuna del bebé junto a la cama de los adultos proporciona al niño sensación de seguridad y cercanía con sus padres. Además, esta práctica facilita la lactancia materna.

-Evitar el tabaquismo: las madres que fuman durante el embarazo triplican el riesgo de que el bebé pueda morir por este síndrome. Asimismo, lo duplican si el padre y/o la madre fuman después de su nacimiento. No sólo deben procurar un ambiente libre de humo sino también tener en cuenta que fumar fuera de la casa deja partículas de nicotina y otros tóxicos en la piel y la ropa que son desfavorables para el bebé. Investigaciones demuestran que el índice del Síndrome de Muerte Súbita aumenta con cada persona que fuma en la casa, con cada cigarrillo que se fuma y con la exposición del bebé a su humo. Las sustancias tóxicas presentes en el cigarrillo interfieren de manera negativa en el desarrollo de los pulmones y el sistema nervioso del bebé; y limitan su capacidad para despertarse durante el sueño.

-Mantener cálida pero no calurosa la habitación donde duerme el bebé: si el bebé está muy abrigado o en ambientes muy calientes le será difícil despertar del sueño profundo, una temperatura que el adulto considere agradable también lo será para el pequeño.

-Controlar el embarazo: los cuidados en este momento ayudan al bebé a crecer sano y a prevenir una anormalidad que lo exponga a una muerte súbita. Es preciso tener una alimentación adecuada, abstenerse de consumir alcohol, drogas y cigarrillos; como así también acudir a controles médicos frecuentes.

-Llevar al pequeño a sus correspondientes controles de rutina y respetar el calendario de vacunación.

-Amamantarlo en lo posible sólo con leche materna: algunas infecciones de las vías respiratorias disminuyen con la lactancia. Se cree que algunas de estas infecciones, como algunos cuadros gastrointestinales, pueden relacionarse con SMSL.

Por otro lado es fundamental tener en cuenta que hay bebés que están más expuestos que otros a la posibilidad de morir en forma súbita: los hijos de madres que durante su primer embarazo tenían menos de 20 años, los de aquellas que no realizan los controles prenatales adecuados, los de aquellas que quedan embarazadas en un lapso breve de tiempo respecto a su último parto, los bebés prematuros y aquellos que tienen poco peso al nacer, así también los que son parte de nacimientos múltiples (mellizos, trillizos, etc.) o los que son hermanos de pequeños que tuvieron muerte súbita.

En nuestra provincia el Programa Crecer Sanitos trabaja en el cuidado de los bebés y prevención de accidentes y muerte súbita de los lactantes. Este posibilita que las mamás de niños prematuros que nacen con menos de 1.500 gramos, reciban un set de elementos que consta de una cuna y un colchón, un juego de sábanas, un bolso, un cambiador, frazadas, un conjunto de vestimenta y una bañadera. Vale decir que este programa incluye distintas áreas: a las cunas las realizan internos de Servicio Penitenciario y las sábanas se hacen en el taller de costura del Hospital Lagomaggiore.

A su vez, este programa capacita a familias sobre cuidados de la salud y crianza segura; y acompaña durante la maternidad. Por otro lado integra a los jardines maternales donde asisten los pequeños de las mamás incluidas en él.

Pocos sucesos en la vida pueden compararse con la tristeza que trae la repentina muerte de un recién nacido. Hasta el día de hoy, la causa exacta del Síndrome de Muerte Súbita permanece sin descubrirse, por ello es fundamental adoptar en lo cotidiano los consejos que los profesionales dan luego de años de estudios que aún no culminan. Para salvar la vida de tu bebé deberías adherir al “boca abajo nunca más” pero además entender que el cigarrillo lo expone a un riesgo que luego tendrás que lamentar durante toda tu vida.

Dejá tu opinión

comentarios