top-emojis-of-2015-ftr

junio 21, 2016 12:00 pm

Cualquiera puede crear un emoji. Pero la propuesta debe tener toda la información adecuada para que la acepten. Para proponer oficialmente un emoji hay que preparar un documento bastante detallado.

Ese trabajo le corresponde al Consorcio Unicode, una organización sin fines de lucro creada en 1991. La integra cualquiera que tenga interés en participar y dinero para pagar la membresía. Algunos de sus miembros más notables son los gigantes de la informática: Google, Apple, IBM, Microsoft, entre otros.

La página de instrucciones del Consorcio contiene 2676 palabras. Explica que el candidato debe considerar factores como compatibilidad y nivel esperado de uso, con base en evidencia numérica.

Por ejemplo, si querés crear un emoji para “pancho” (hot dog), podés usar una “hamburguesa”, para apoyar tu caso. Además, debés presentar un dibujo apropiado, libre de derechos, suficientemente reconocible y diferente de otros emojis existentes.

Y existen cinco razones para que te lo rechacen: no sirven si son demasiado específicos, demasiado generales, representables por otro símbolo ya existente, representativos de una marca o producto de una moda.

Determinar si un emoji cumple o no con todos estos requisitos pueden tomar más de un año. Los candidatos deben asegurarse de entregar todos sus papeles tan pronto como les sea posible en el año, aunque la fecha límite es el primero de octubre.

Si todos los requisitos son correctos, la propuesta pasa al equipo técnico, que entonces decide. Si la respuesta es positiva, se le asigna un número tentativo.

Pero cómo se aceptan y qué ocurre dentro de las reuniones del consorcio no es necesariamente información de dominio público. Tómese por caso el emoji del rifle. “Hubo consenso en eliminarlo. No puedo comentar los detalles”, le dijo el presidente de Unicode, Mark Davis, a la BBC.

Una vez que están aprobados, dependerá de cada sistema operativo (o servicio digital) elegir cuándo los suma a la base de emojis que ya ofrece.

Dejá tu opinión

comentarios