antidespidos

mayo 17, 2016 7:00 pm

En la sesión ordinaria de mañana en la Cámara de Diputados,  convocada para tratar entre otros temas la ley antidespidos que  ya tiene media sanción del Senado, se discutirán cinco dictámenes  que no reúnen el número necesario para ser aprobados, por lo cual  el proyecto podría caerse.

El bloque del Frente para la Victoria-PJ, la primera minoría de  la Cámara de Diputados, pretende que la media sanción del Senado  que establece doble indemnización por despidos sin justa causa  durante seis meses sea aprobada sin cambios, para ser girada esta  misma semana al Poder Ejecutivo y de esta forma lograr que el  presidente Mauricio Macri asuma el costo político del veto.

Pero la bancada kirchnerista de 82 diputados (contando  aliados), conducida formalmente por Héctor Recalde, que responde  directamente a la expresidenta Cristina Kirchner, fracasó la  semana pasada en el afán de aprobar la ley sin cambios al no  reunir el número necesario para iniciar la sesión especial que  había solicitado para tratar el asunto.

Esa insuficiencia numérica podría repetirse este miércoles,  cuando se traten en sesión los cinco dictámenes de comisiones que  hay emitidos sobre la ley para frenar despidos.

El primero de ellos en ponerse en consideración es el de  mayoría, que firmaron los diputados del FPV-PJ y los del Bloque  Justicialista, que lidera el exkirchnerista Diego Bossio, entre  otros, que confirma la media sanción del Senado sin cambios.

Si no es aprobado, corresponde tratar el siguiente dictamen más  votado en las comisiones de Legislación del Trabajo y de  Presupuesto y Hacienda: el del interbloque Cambiemos, que rechaza  la doble indemnización y establece beneficios impositivos para las  pymes, y que también estaría lejos de reunir votos.

El tercer dictamen es el del interbloque federal Unidos por una  Nueva Alternativa (UNA), que lidera Sergio Massa, que a diferencia  del de Cambiemos ratifica la doble indemnización sancionada por el Senado pero añade un régimen de incentivos fiscales a las pymes,  que el oficialismo rechaza por su “alto costo fiscal”.

En este escenario, al kirchnerismo le quedan dos alternativas:  rechazar el dictamen de Massa, con lo cual no se conseguirían los  números y la ley se caería, o acompañarlo, lo que supondría  que el proyecto debería volver al Senado, porque fue modificado.

Si el kirchnerismo no acompaña al massismo el proyecto quedará  sin la posibilidad de tratarse hasta el año que viene, según  establece el artículo 81 de la Constitución: “Ningún proyecto de  ley desechado totalmente por una de las Cámaras podrá repetirse en las sesiones de aquel año”, indica.

En cambio, si la bancada de Recalde resuelve acompañar al  massismo en su dictamen —que también tendría el apoyo del bloque  de Bossio si antes se hubiera rechazado el dictamen de mayoría—,  el proyecto de ley modificado volvería al Senado, donde la  iniciativa fue sancionada por 48 votos afirmativos y 16 negativos.

En esa instancia, el Senado tiene dos alternativas: aceptar los  cambios o insistir en la media sanción, lo que en ambos casos  supone que se convertirá en ley y esta será girada al Ejecutivo,  donde se descuenta que el presidente Macri la vetará.

Además de los dictámenes del kirchnerismo, del oficialismo y  del massismo están emitidos dos despachos más, el del trotkista  Néstor Pitrola y el de la socialista Alicia Ciciliani, que también  podrían ponerse en consideración este miércoles, si todos los  anteriores fueran rechazados.

Dejá tu opinión

comentarios