3

marzo 22, 2016 2:14 pm

Acción Poética nació como un movimiento de difusión de la poesía en 1996 en Monterrey México, de la mano del poeta Armando Alanis.

Rápidamente, esta iniciativa mural literaria que populariza poemas breves escritos generalmente con brocha gorda en paredones vacíos, se extendió por muchas otras ciudades del mundo, entre ellas Madrid y Quito. Hay un fuerte capítulo de Acción Poética en la Argentina, activo en ciudades de casi todas las provincias.

1

La fantástica movida para democratizar las letras e inspirar al transeúnte tiene un enemigo: las faltas de ortografía, la mala conjugación verbal y la redacción defectuosa.

Nada peor para el efecto de un verso que llevar una v por una b, o una s por una c en su seno, o un verbo en el tiempo incorrecto. La equivocación mata las buenas intenciones.

Por eso, como un comando justiciero, nació en Quito, Ecuador, Acción Ortógrafica. Con aerosol rojo por lo general, los anónimos correctores, implacables, modifican lo escrito en la pared para enderezarlo.

2

El resultado es la humillación para el pretendido poeta graffitero y una advertencia.“Si vas a escribir una pared, fijate bien antes cómo lo hacés”.

“No puedo creer que en un solo graffiti, había más de diez errores ortográficos”, le dijo uno de los integrantes de Acción Ortográfica a un periodista extranjero en un reportaje del diario inglés The Guardian en el que no reveló su identidad.

Dejá tu opinión

comentarios