0012247195

febrero 25, 2015 8:01 am

Lamentablemente, una constante parecen ser las agresiones a rivales en el ‘Gigante de Arroyito’. La última fue aberrante, ya que le abrieron la cabeza a Gustavo Alfaro en pleno choque entreRosario Central y Tigre.

“Hemos decidido la clausura completa de la platea baja del estadio, unos 4 mil hinchas no podrán ingresar al encuentro de la fecha cinco del campeonato (ante Temperley)”, anunció el secretario de Coordinación de Seguridad en Competencias Deportivas y Espectáculos Masivos de Santa Fe, Pablo Farías, en una conferencia de prensa.

Esa primera medida no sentó bien en el resto de los elencos de Primera División, en especial en los de Buenos Aires, quienes reciben sanciones más severas en situaciones similares. Por ende, salieron al cruce y a presionar a Luis Segura, quien también recibió una carta de la Asociación de Técnicos, quienes se solidarizaron con el “Lechuga” y pidieron un castigo.

Aunque la Asociación del Fútbol Argentino no tiene la potestad de clausurar un estadio, sí tiene la de decidir que un partido se juegue sin público. Por tal razón, el presidente hizo uso de sus facultades y el “Canalla” terminará jugando a puertas cerradas contra el “Gasolero”. Los rosarinos tendrán cinco días para hacer su descargo.

Dejá tu opinión

comentarios