Carillo_Guido

octubre 15, 2014 8:50 am

Una multitud arribó al Ciudad de La Plata para observar el partido de ida de los octavos de final de la Copa Sudamericana que protagonizaron Estudiantes y Peñarol. Tras la eliminación de la Copa Argentina y la dura goleada sufrida ante Racing en el torneo doméstico, al “Pincha” le quedó como único objetivo el certamen continental y la gente apoyó esa postura. En tanto, la debilitada economía argentina favoreció a los miles de uruguayos que cruzaron “el charco” para alentar a su equipo, que tenía como figura estelar, la presencia de Pablo Migliore en su valla.

Antes de que se cumpla el primer cuarto de hora, los de Mauricio Pellegrino consiguieron concretar su superioridad gracias a la individualidad de su mejor hombre. Tras recibir una descarga de Román Martínez, Correa se sacó de encima a Alejandro Silva y concretó un golazo. Con el 1 a 0, los platenses se dedicaron a manejar los tiempos de un partido, que parecía estar a su merced.

En el complemento, el ingreso de Fabián Estoyanoff le dio mayor peso a la ofensiva “aurinegra”, y a través del recurso con el que había amenazado en la primera etapa, Peñarol obtuvo la igualdad. El delantero con pasado en el fútbol español sorprendió al guardameta correntino con un potente disparo. La tardía maniobra de Hilario Navarro contribuyó con la conquista charrúa. Todo lo que Estudiantes había perdonado, le generó un precio demasiado alto para el combinado de “Longaniza”.

La desesperación por la victoria atentó contra las ideas que intentó proponer el “Pincha”. Sin embargo, en la última escena, el chileno Enrique Osses sancionó la pena máxima y Guido Carrillo la intercambió por el 2 a 1 definitivo. 

Dejá tu opinión

comentarios