Dolor de estómago

mayo 5, 2015 4:28 pm

La semana en que se conmemora el Día Internacional del Celíaco (5 de Mayo) tiene como objetivo concientizar sobre la enfermedad y destacar la importancia de detectarla a tiempo para iniciar un tratamiento oportuno a fin de evitar las complicaciones secundarias que derivan de ella.

Cabe destacar que cada 100 personas adultas, una tiene la enfermedad y uno cada 80 niños la manifiesta. Por otra parte, por cada una que conoce su condición hay ocho que no lo hacen. Además, el 30 % de los argentinos poseen el gen que la desarrolla y sólo el 1% de ellos la tiene activa. Por ello, es fundamental tomar conciencia sobre la enfermedad y conocerla, pues cualquiera y en cualquier momento de la vida puede ser diagnosticado. Es decir, tal vez haya en la familia antecedentes sin que estén descubiertos, lo que, a su vez, implica que si se diagnostica a un miembro los restantes deben hacerse el estudio especifico para saber si también la tienen.

La celiaquía es una enfermedad intestinal crónica que se caracteriza por la intolerancia al gluten, una proteína que se encuentra en el trigo, la avena, la cebada y el centeno (T.A.C.C.). Un dato importante es que es hereditaria y auto inmunitaria, lo que debilita la capacidad del intestino para absorber los nutrientes de manera adecuada y lo que provoca afecciones intestinales, retraso del crecimiento en niños, retraso del desarrollo en la pubertad y talla baja, entre otras anomalías. Por otro lado, más allá de los nombrados, también contienen gluten algunos alimentos industrializados y cierto tipo de medicamentos.

Hasta el momento se desconocen las causas exactas que la provocan, la existencia genética en conjunto con un hecho traumático y/o de alto estrés serían los que despiertan al gen dormido que habita en ciertos individuos. Se estima, entonces, que confluyen factores ambientales, genéticos e inmunológicos. Además, es de relevancia que pueda manifestarse en cualquier momento, desde los primeros hasta los últimos años de vida.

Por otra parte, existen múltiples enfermedades y afecciones que se relacionan con la Enfermedad Celíaca: anemia, diabetes tipo I, vitiligo, trastornos auto inmunitarios como artritis reumatoidea y el lupus eritematoso sistémico; dermatitis hipertiforme, síndrome de down, intolerancia a la lactosa, aborto espontáneo o infertilidad inexplicable; osteoporosis o osteopenia y enfermedad tiroidea. Es decir, quienes padecen estas enfermedades se encuentran dentro del grupo de riesgo de quienes pueden tenerla.

En tanto a sus síntomas, suelen ser variados y no en todos aparecen de la misma manera, no obstante, los más usuales son:

* Infancia: vómitos, diarrea, náuseas, anorexia, anemia, retraso en el crecimiento, irritabilidad, introversión, defectos en el esmalte dental y baja estatura.

* Adolescencia: anemia, dolor abdominal, diarrea, estreñimiento, estomatitis, dermatitis, cefaleas, retraso puberal y menarca tardía.

* Adultez: diarrea, irritabilidad, cambios en el comportamiento como apatía y depresión; disminución del apetito, pérdida de peso, anemia, osteoporosis, fracturas, estreñimiento, abortos, infertilidad, convulsiones, migrañas y miocardiopatías.

Respecto a su diagnóstico, es fundamental que llegue a tiempo para mejorar lo antes posible la calidad de vida. Se logra mediante un análisis que determina el dosaje de anticuerpos específicos en sangre y el definitivo a través de una biopsia intestinal que debe efectuarse antes de iniciar el tratamiento. Es preciso entender que no existen medicamentos para tratar la celiquía ni para curarla, por ende, es primordial ajustarse a una dieta libre de gluten.

Sin embargo, el resto de los alimentos se permiten sin restricción, desde carnes hasta legumbres y huevos. Lo importante es mantener una alimentación saludable y en caso de dudas ingresar a la web de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) para conocer en detalle los alimentos libres de gluten:http://www.anmat.gov.ar/listados/Listado_de_Alimentos_Libres_de_Gluten.asp, o bien, a la página del Ministerio de Salud de la Nación: www.msal.gov.ar/celiacos.

Cómo evitar la “contaminación cruzada”.

Los alimentos que contienen gluten pueden contaminar a aquellos que no lo tienen, por eso hay que tomar muy en cuenta los recaudos para evitarla:

– Elaborar y cocinar las preparaciones libres de gluten antes que las demás.
– Guardar por separado los alimentos sin TACC.
– Utilizar utensilios que estén en óptimas condiciones de limpieza (tablas, cuchillos, tenedores, cucharas).
– Tener recipientes exclusivos para cocinar sin gluten: colador, espumadera, palo de amasar, tostadora, fuentes.
– Utilizar agua y aceite propios para los alimentos sin gluten.
– Utilizar recipientes diferentes si se cocina al mismo tiempo en el horno, una comida para personas con celiquía con otra que no lo es. 

Es bueno saber que aunque la enfermedad no se cura, seguir una dieta libre de TACC permite mejorar los intestinos y prevenir un mal mayor. La curación de ellos se da al cabo de tres a seis meses en los niños mientras que en los adultos suele tardar entre dos y tres años. En pocas ocasiones el daño se instala a largo plazo en el revestimiento de los intestinos pero hay problemas que se relacionan con la enfermedad que no mejoran como una estatura más baja de lo esperado o el daño en los dientes.

Si una persona sospecha que puede poseer celiaquía o descubre en su organismo alguno de los síntomas puede sugerir a su médico que le prescriba el análisis para determinar si existe o no la enfermedad. Es mejor descartarla que sufrir, por desconocimiento, su persistente malestar. Además, es primordial para acceder en forma oportuna a un tratamiento capaz de mejorar la calidad de vida. 

Para mayor información sobre esta enfermedad, ingresar a:http://www.ciudadanodiario.com.ar/vivir-como-celiaco/ y ahttp://www.ciudadanodiario.com.ar/como-pasar-las-fiestas-con-celiaquia/

Dejá tu opinión

comentarios