ofensiva-sobre-mosul

octubre 19, 2016 11:50 pm

Hasta el momento, la ofensiva que no cede en su intensidad no ha logrado romper el cerco interior de la ciudad, lo que ha llevado a la crítica de ciertos sectores de la “Coalición”  por haber dejado al margen a las unidades de Movilización Popular, las milicias chiíes creadas en 2014 tras la “fatwa” emitida por el Gran Ayatolá Sistani cuando se produjo el descalabro de las fuerzas regulares con la irrupción de Daesh.

La única misión que les asignaron fue recuperar el control de Hawija, a cien kilómetros de Mosul, pero tras 72 horas de silencio, los mandos de estas milicias anunciaron su intención de combatir junto al Ejército en “Tal Afar”. Esta ciudad, que tenía 150.000 habitantes, está situada 55 kilómetros al oeste de Mosul y antes de la proclamación del califato estaba formada por población mixta musulmana, suní y chií.

El oeste de Mosul es el único frente que ha quedado descubierto en la ofensiva, lo que deja una vía abierta hacia Siria que, según el Gobierno de Damasco, muestra la intención de Estados Unidos de dar una vía de escape a los yihadistas hacia lugares como Deir Ezzor o Raqqa, en la parte siria del “califato”.

Rusia, aliado de Damasco, comparte la misma opinión y el general Valery Gerasimov, jefe del estado mayor, aseguró que “es necesario no expulsar a los terroristas de un país hacia el otro, sino que hay que abatirlos en el lugar”. Las milicias son fuerzas irregulares respaldadas por Irán, también aliado del Gobierno del presidente Bashar Al Assad, y este movimiento a Tal Afar les permitiría controlar los accesos a Siria.

La coalición internacional que lidera Estados Unidos reaccionó de forma inmediata e informó que “no apoyará” a estas milicias, aclaró el comandante estadounidense Gary Volesky, quien aseguró que EE.UU. “sólo apoya a aquellos elementos que están bajo mando y control directo de las fuerzas de seguridad de Irak”.

Estas milicias chiíes han sido acusadas por Naciones Unidas de cometer ejecuciones extrajudiciales y secuestros en algunas zonas recuperadas a Daesh, pero su papel ha sido clave para las victorias en Tikrit, Faluya y Ramadi. El primer ministro Abadi declaró que el control y bloqueo de la ruta de salida hacia Siria, ahora mismo sin presencia de fuerzas iraquíes o kurdas, debería ser responsabilidad de la coalición internacional.

 

Dejá tu opinión

comentarios