costaricaequipo

junio 23, 2014 11:06 am

La insolente Costa Rica, revelación de la primera fase de Brasil-2014, quiere derrotar el martes a la ya eliminada Inglaterra para hacerse con otro pedazo de gloria mundialista y asegurar el liderato del Grupo D, evitando así a Colombia en octavos de final. Los ticos saben que el león inglés es peligroso porque tiene el orgullo herido pero no piensan achicarse a estas alturas, cuando se han ganado la atención mundial con sus heroicas victorias ante otras dos campeonas del mundo: Uruguay (3-1) e Italia (1-0).
El reto del seleccionador Jorge Luis Pinto es mantener la competitividad del equipo contra los Rooney, Gerrard y compañía, a la vez que ofrece descanso a algunos de sus mejores jugadores para el cruce de octavos. “Inglaterra tiene muy buenos jugadores y yo sé que el orgullo no los va a dejar irse con cero puntos. Van a venir con todo”, comentó el asistente técnico Paulo César Wanchope, quien goleó para el Derby County, West Ham y Manchester City.
El ex delantero cree que el choque del martes en Belo Horizonte debe servir sobre todo para seguir perfeccionando a un equipo que aspira al mejor resultado de su historia mundialista, que lograría si supera los octavos. Debemos “reafirmar todo lo que hemos estado haciendo en cuanto al trabajo defensivo, en cuanto a posesión de balón, a generar opciones de gol. Que eso siga y que la cabeza esté bien mentalizada de que se puede dar más”, afirmó.
Con la experiencia de ser uno de los mejores delanteros ticos de siempre, Wanchope ha insistido a sus sucesores Bryan Ruiz y Joel Campbell de que están ante una gran oportunidad para afianzarse en sus clubes de la Premier League.
Ruiz, de 28 años, fue al PSV Eindhoven holandés en el último semestre en busca de minutos pero pertenece al Fulham mientras que Campbell, de 21, aspira a tener un lugar en el Arsenal de Arsene Wenger tras varias cesiones. Ambos delanteros ya han visto puerta -el técnico Ruiz ante Italia y el potente Campbell frente a Uruguay- y parece que al menos uno empezaría en el banquillo ante Inglaterra.
Con un empate, Costa Rica se garantizaría el primer puesto del grupo y eludiría probablemente a la potente Colombia en los octavos, donde enfrentaría a Costa de Marfil, Japón o Grecia.

Dejá tu opinión

comentarios