niño yihadista

agosto 22, 2016 8:58 pm

Enorme estupor causa, al igual que muchos otros, ese…niño de unos doce o trece años, delgado, pelo corto y que sobrepasa por poco el metro y medio. Ataviado con la camiseta del Barça, en un mundo sin Daesh(Estado islámico) ni de otros grupos yihadistas quién sospecharía que tendría un cinturón de explosivos bajo su camiseta.

La web kurda de noticias “Rudaw” difundió la noche de este pasado domingo unas imágenes que muestran la barbarie y la estrategia “rumiada” durante los últimos meses por el autodenominado Estado Islámico: multiplicar donde sea y como sea los atentados suicidas y los coches bomba, como represalia a la pérdida de terreno de su “Califato”.

Combatientes kurdos detuvieron un kamikaze adolescente en Kirkuk (Irak) instantes antes de hacerse explotar, evitando así una nueva tragedia como la vivida unas horas antes en una boda en la ciudad turca de Gaziantep (donde la mitad de las víctimas eran niños), también de mayoría kurda.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan apuntó sus sospechas a un kamikaze adolescente como el autor material de la masacre del atentado en Gaziantep, el peor del año en Turquía por número de muertos (fueron al menos 54, frente a los 45 en el aeropuerto de Estambul).

Pese a que el Estado Islámico, por medio de su agencia “Amaq”, reivindicara otras dos explosiones en Kirkuk, no se pronunció sobre la detención del joven en la ciudad iraquí ni sobre lo ocurrido en el sureste de Turquía. “El chico afirmó durante el interrogatorio que había sido secuestrado por hombres enmascarados que le pusieron los explosivos y le enviaron a Kirkuk (Irak), procedente de Mosul días antes”, dijeron fuentes de inteligencia kurdas a AP (Associated Press).

Desde que el líder yihadista Abu Bakr al Bagdadi proclamara el “Califato” desde su atalaya en la mezquita de Mosul en 2014, varios reportajes e informes han denunciado los campos de entrenamiento para “cachorros del Califato”, donde se les instruye sobre cómo matar al enemigo, señala Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional en España.

En las ciudades liberadas en Irak y Siria, se han encontrado incluso libros de texto donde se les enseña a decapitar y se los adoctrina sobre la inmolación.

“Es una nueva y preocupante táctica de los yihadistas fuera de su territorio de operaciones. Pero sinceramente, no me sorprende”, comenta a ABC Raffaello Pantucci, director del Real Instituto de Seguridad Internacional. “No me sorprende, porque han recurrido a esta práctica otros grupos terroristas. Boko Haram (juró lealtad a ISIS en 2015), en Nigeria y Camerún, ha utilizado a niñas en atentados suicidas”, agrega Beltrán. ”Los talibanes solían hacerlo también, y vale la pena recordar que el más joven de los terroristas de Londres de 2005, Hasib Hussain, sólo tenía 19 años cuando se quitó la vida”, apunta.

 

Dejá tu opinión

comentarios