asesinatos

agosto 3, 2016 6:56 pm

Acapulco, que fuera “alguna vez” un paradisiaco destino turístico es hoy una de las ciudades más violentas de México, según cifras recabadas por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, amaneció el pasado domingo con ocho muertos, víctimas de cuatro distintos ataques, y el hallazgo de tres cuerpos más en una fosa común. A dos horas de ahí, en Tixtla (municipio de la escuela de Ayotzinapa cuyos estudiantes desaparecieron en septiembre de 2014), se encontró el cadáver baleado de un juez de paz. En el mismo Estado de Guerrero, en “Tepecuacuilco”, asesinaron el sábado a siete miembros de una misma familia, entre ellas un adolescente de 14 años y una niña de cuatro. Y en Chilapa, cinco supuestos sicarios murieron en un enfrentamiento con la policía. También el sábado, encontraron diez cadáveres calcinados, cada uno con un tiro en la cabeza, en un municipio colindante con Morelia, capital del Estado de Michoacán. Solo el pasado fin de semana, fueron asesinadas 40 personas en todo México.

Las portadas de los periódicos dan la razón a las últimas cifras oficiales, que indican que la violencia se ha disparado en todo el país en los últimos meses. Más de un 15% de aumento de los homicidios entre enero y junio de 2016, respecto al mismo periodo de 2015, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, llegando a un total de 9615 decesos en el período evaluado. Unos números que no se daban desde los primeros meses de la presidencia de Enrique Peña Nieto, en 2013.

 

Dejá tu opinión

comentarios