notti

octubre 24, 2016 11:48 am

Luego del sanguinario asesinato de tres mujeres durante la mañana del domingo, que incluyó a dos niños gravemente heridos y un tercero que se escondió en el baúl de un auto, siguen las repercusiones y testimonios que intentan explicar el motivo de tanta agresión y ensañamiento.

Esta vez, quienes hablaron son dos personas que están estrechamente relacionadas con las víctimas. Por un lado, Paula, hermana de Claudia Arias (ex pareja de Daniel Zalazar, el asesino). Comentó cómo fueron los primeros minutos de la llegada del hombre a la casa del barrio Trapiche. Un comentario corto, pero certero.

“Llegó a las 2:30 de la mañana a lo de mi abuela. Lo hicieron pasar, porque nunca había sido violento” expresó la chica, notablemente compungida. Es que ese es también el testimonio de los vecinos del barrio: Daniel era un gusto como vecino y como padre, nadie jamás hubiera sospechado de algo así.

El papá de uno de los nenes

Por el lado de los heridos, habló en esta ocasión Lucas, padre de uno de los niños atacados. Desde el Hospital Notti, Lucas contó que con Claudia había tenido tres hijos, de los cuales uno (Lucas, 11 años) es quien pelea por su vida en estos momentos. “Sé que mi hijo está jodido, y están esperando a que se recupere”. Aseguró que hacía tiempo no tenía contacto con Claudia, y que poco y nada sabía de la existencia de Daniel Zalazar. “Tengo bronca, porque no sé cómo puede haber gente así, que esté suelta”, deslizó el hombre. Y agregó: “A esta gente habría que matarla”,

Lucas sabía que Claudia y Daniel tenían una bebé de 10 meses, y también que esa beba era hija de Zalazar. “Lo único que quiero es que mi hijo esté bien. Fue atacado con un puntazo, por la cabeza, le arrancaron un mechón de pelo… Mi hija más grande se salvó de todo esto porque se había quedado a dormir en Chacras”, completó el hombre.

El hombre tuvo tres hijos con Claudia. La chica mayor, que estaba en Chacras, el nene del medio (que está internado en grave estado en el Notti), y el niño de 6 años que se había escondido en el baúl de un auto, y desde donde avisó por teléfono de la masacre que Zalazar había perpetrado.

Dejá tu opinión

comentarios