sarmientogodoycruz

abril 9, 2015 11:02 am

A veces el resultado es casualidad, pero en la enorme mayoría de las oportunidades los resultados son consecuencia. Apostar siempre al “pleno” tiene sus riesgos, comprar barato y vender caro alguna vez te pasa factura.

Godoy Cruz hizo uso y abuso de su vieja fórmula que desde lo deportivo ya no le resulta. Desmembró su plantel que tenía poco vuelo y apostó otra vez a los desconocidos para afrontar un campeonato complicado en la élite del fútbol argentino. Regala el prestigio que supo conseguir partido a partido y se hunde en una profunda crisis de identidad.

Obviamente con todos estos componentes, era consecuencia, casi obvia, que el resultado no podía ser otro. La última derrota ante el recientemente ascendido Aldosivi destapo la olla, desnudo todas las falencias y expuso los groseros errores en la planificación.

Obviamente la especulación previa falló de pe a pa. El obstinamiento dirigencial es en gran parte responsable del durísimo momento deportivo de la institución, un plantel sin jerarquía dilapida partido a partido el prestigio que esta misma institución supo conseguir con ideas, conocimiento y cintura dirigencial. Factores que dese hace un tiempo brillan por su ausencia en la bodega.

Dejá tu opinión

comentarios