cumbre otan rusia

julio 4, 2016 7:58 pm

El secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, ha confirmado que habrá una reunión del Consejo OTAN-Rusia “poco después” de la cumbre del organismo de defensa euroatlántico que se celebrará los días 8 y 9 de julio en Varsovia, en la que los líderes aliados acordarán desplegar cuatro batallones en los países bálticos y Polonia para disuadir a Rusia tras su intervención en Ucrania.

“Estamos hablando con Rusia de celebrar otra reunión del Consejo (OTAN-Rusia) poco después de la cumbre de Varsovia, en la que la transparencia y la reducción de las tensiones debe ser un tema importante”, ha explicado el secretario general aliado en rueda de prensa previa a la Cumbre de la OTAN.

“No importa tanto si (la reunión) tiene lugar justo antes o después de la cumbre. Lo importante es que tenga lugar”, ha subrayado Stoltenberg, que ha recalcado que los aliados estaban dispuestos a reunirse tanto antes como después de la cumbre con Rusia y ha subrayado la importancia todavía mayor de mantener los canales de diálogo a nivel político y militar en momento de tensión, como el actual y de evitar “incidentes” y “accidentes” entre las fuerzas militares de ambas partes.

Ambas partes mantienen un diálogo sobre “las modalidades, la agenda y la fecha concreta”, de su próxima reunión aunque todavía “no hay acuerdo final” sobre estas cuestiones, ha explicado el noruego, después de que el Ministerio de Defensa ruso avanzara este pasado sábado que la reunión del próximo Consejo OTAN-Rusia a nivel de embajadores tendrá lugar el 13 de julio.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN acordarán, entre otros aspectos, en la cumbre de Varsovia desplegar cuatro batallones en Lituania, Estonia, Letonia y Polonia, (hasta 4.000 soldados, según fuentes aliadas), que liderarán Estados Unidos, Alemania, Reino Unido y Canadá, aunque se espera que otros aliados también contribuyan.

“En todas nuestras decisiones, nuestro objetivo es defender a nuestros aliados, no aumentar las tensiones en Europa”, ha subrayado, insistiendo en que la OTAN no busca una nueva guerra Fría con Rusia, que ha avisado que responderá de forma “asimétrica” al refuerzo militar aliado cerca de sus fronteras.

Stoltenberg también ha avanzado el objetivo de declarar en la cumbre de Varsovia “la capacidad operativa inicial” del sistema de defensa antimisil de la OTAN, en el que están integrados los cuatro destructores estadounidenses con base en Rota, España. Estados Unidos debe transferir el mando del sistema a la OTAN, aunque falta por ver si se podrá hacer en corto tiempo, porque es algo complejo, no solo desde el punto de vista político, sino también técnico, han explicado fuentes diplomáticas.

El secretario ha subrayado que el escudo de defensa antimisil de la OTAN “no está dirigido contra Rusia”, sino que responde a la necesidad de hacer frente a “una proliferación de misiles balísticos” fuera de la zona euroatlántica y ha incidido en que el sistema es “defensivo” y “solo puede interceptar misiles entrantes” y no pueden “interceptar los misiles balísticos intercontinentales rusos”.

Respecto a la reciente amenaza del presidente ruso, Vladimir Putin, de posicionar sus soldados en la frontera con Finlandia, si este país entra en la OTAN, Stoltenberg ha recalcado que tanto Finlandia como Suecia son “socios muy estrechos” de la Alianza Atlántica y la importancia de su cooperación para garantizar la estabilidad en el mar Báltico y ha dejado claro que compete a ambos países decidir si quieren entrar en la OTAN o no.

“Compete a Finlandia y Suecia decidir si quieren más (con la OTAN). Esto es solo una cena”, ha ironizado Stoltenberg, que ha confirmado que el presidente finlandés, Sauli Niinisto, y el primer ministro sueco, Stefan Lofven, participarán en la cena del viernes de los Jefes de Estado y de Gobierno aliados, a la que también asistirán el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, para discutir las relaciones con Rusia.

 

Dejá tu opinión

comentarios