aeropuerto-san-juan

septiembre 13, 2016 4:34 pm

Bajar del avión y hacer una cola no es nada raro.

Esto siempre y cuando no se aterrice en San Juan, se espere a la intemperie, un viernes a la tarde con una temperatura superior a los 25º, a pleno sol y como paso previo para llegar a Mendoza (cuarta ciudad de importancia de Argentina, con más de dos millones de habitantes, una de las 7 capitales Internacionales del vino y la provincia de mayor importancia del oeste, principal ciudad de la frontera con Chile).

La situación se agrava si el vuelo llegó junto a otro, lo que incrementa la cola a más de 200 personas que deben esperar, DNI en mano, que los atiendan dos administrativos ubicados en una casilla metálica verde, a 200 metros de donde aterriza el avión, para recibir el boarding que permita acceder al bus que finalmente lo trasladará a nuestra provincia.

La excursión se completa con el traslado en un inmenso colectivo de una empresa sanjuanina, antiguo, de doble piso (prohibidos por su inseguridad en todo el mundo, salvo en Argentina) en donde tanto personas mayores como jóvenes, pasajeros que viajan por razones laborales, turistas internacionales y nacionales, son invitados a subir. (Un detalle: la empresa que emitía el ticket no era la misma que efectivamente hizo los traslados).

¿Qué opinaron los turistas internacionales que se dirigían de visita a Mendoza? “Acá comienza el turismo aventura”, se escuchó decir a dos parejas de jóvenes brasileros que risueñamente subían al bus.

Durante el viaje, una persona mayor tuvo que bajar dificultosamente acompañada por dos personas para hacer uso de los sanitarios del ómnibus que, por su antigüedad, no contaba con señalización ni la iluminación adecuadas para el traslado que siempre es dificultoso, aun para una persona en buenas condiciones de salud.

Como frutilla del postre la autopista San Juan Mendoza está en construcción. Se corta en varios tramos.

Esto es el túnel del tiempo….para atrás…

Progreso pero con progreso

La UCIM desea aclarar abiertamente que está totalmente a favor de las reformas que se van a realizar en el aeropuerto de nuestra provincia. La institución considera completamente oportuno, adecuado y favorable que la pista de nuestro Aeropuerto Internacional, que recibe 21 vuelos diarios, esté a la altura de aeroestaciones importantes y se convierta en una de las más modernas del país.

Celebramos estas obras y consideramos que por fin, nuestra provincia estará a la altura de su realidad y expectativas.

Lo que de ninguna manera podemos aceptar es el maltrato a propios y turistas que significa lo relatado al principio de la nota.

Nos preguntamos: ¿Algún funcionario chequeó (y cuando decimos chequeó nos referimos a hacer uso, comprobar personalmente, ser parte de un vuelo como una persona común y corriente) cómo efectivamente funcionarían los servicios para llegar o partir de nuestra provincia? ¿Fue parte del procedimiento, supervisó los movimientos y las instalaciones de un aeropuerto que, como el de San Juan, posee una infraestructura limitada, aún después de algunas mejoras?

Y nos preguntamos también ¿Cuál es la experiencia que los pasajeros transmitirán a quienes les cuenten su travesía? ¿Considerarán volver a nuestra provincia?

¿Esto es lo que los mendocinos nos merecemos, tras tantos años de trabajo para promocionar la provincia, instalarla como un destino de calidad y promocionar las bondades merecemos este trato?

Los funcionarios que decidieron esta medida, no conocen, seguramente lo difícil que va a ser abordar un colectivo, tras esperar al aire libre, un día de lluvia, de mucho frio o intenso calor.

Insistimos, Mendoza necesita una pista alternativa no sólo para estas circunstancias sino para otro tipo de emergencias, que por nuestras particularidades pueden producirse.

Esta , hubiese sido una excelente oportunidad para realizarla. Y es justamente el aporte y la propuesta que UCIM realiza . Es una pena que no haya existido la decisión gubernamental y empresarial de construirla . Por ser Mendoza la sede del aeropuerto internacional más importante del oeste argentino, provincia de frontera, la cara argentina al Pacífico, entre otras varias razones que ya hemos argumentado.

Del turismo, ni hablar. Esto traerá, sin duda, una retracción de este sector, con un fuerte impacto en el empleo.Habrá una severa caída en todas las áreas: receptivo internacional, interno, congresos , jornadas y eventos especiales.

Lamentablemente, por negligencia una vez más se perjudicó (y de manera grave) a varios sectores de las actividades productivas del comercio, servicios e industrias;es decir a la provincia misma, que ya viene desde hace un tiempo con serios problemas en su economía.

Daniel Ariosto – Presidente de UCIM

Foto: Diario de Cuyo.

Dejá tu opinión

comentarios