DV

diciembre 16, 2015 4:01 pm

Aunque desde los doce años hizo cursos de modelaje, Daniela Vélez cuenta que nunca lo tomó tan en serio como ahora: asiste a clases de dicción, va al gimnasio todos los días, hace una hora de entrenamiento funcional y distribuye el tiempo sobre todo en ejercicios de pierna, cola, cardio y abdominales. 

Tiene cuatro tatuajes: un atrapasueños atado al tobillo, en un pie; el versículo “El Señor es mi pastor, nada me faltará” del Salmo 23, en el otro; unas estrellas en la espalda, y unos símbolos griegos en la muñeca.

FormatFactory5

FormatFactory6

FormatFactory7

FormatFactory8

FormatFactory9

FormatFactory1

FormatFactory2

FormatFactory3

FormatFactory4

Dejá tu opinión

comentarios