dilma

abril 17, 2016 11:54 am

Los diputados brasileños decidirán este domingo si la presidenta de izquierda Dilma Rousseff puede seguir ocupando el cargo o si el Senado debe abrirle un proceso de destitución por supuesta manipulación de las cuentas públicas. La despiadada lucha política que paraliza a la principal economía latinoamericana tendrá otro epicentro en las calles de las principales ciudades del país, donde ambos bandos preparan concentraciones masivas, con pantallas gigantes, para asistir en directo a una ceremonia de rituales meticulosos.
La sesión se iniciará a las 14H00 locales (17H00 GMT), con la intervención del autor de un informe que recomienda el “impeachment” (o juicio político) de la mandataria del Partido de
los Trabajadores (PT, izquierda), seguida por breves proclamas de los líderes de las bancadas partidarias. Una hora después, cada uno de los 513 diputados será llamado a comunicar su voto por un micrófono y a justificar en 10 segundos su decisión. Se calcula que el destino de Rousseff estará zanjado a eso de las 21H00 locales (00h00 GMT).
Si 342 legisladores (dos tercios) votan a favor del impeachment, y el Senado ratifica esa decisión a inicios de mayo, Rousseff, de 68 años, será sometida a un juicio político que implica su separación transitoria del cargo. La sustituiría su vicepresidente Michel Temer, quien podría gobernar hasta fines de 2018, cuando finaliza el mandato, si los propios senadores declaran a Rousseff culpable en un plazo de 180 días.
La crisis política brasileña tiene en vilo a América Latina y es observada con preocupación por el resto del mundo, a menos de cuatro meses de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Rio.

Dejá tu opinión

comentarios