lopez_jose_francisco

julio 30, 2016 12:05 pm

El fin de la feria judicial dará a partir de la semana próxima nuevo impulso a la causa por enriquecimiento ilícito contra el ex secretario de Obras Públicas, José López. En el centro de las indagaciones aparece la casa donde vivía en Dique Luján. Al respecto, el Colegio de Martilleros y Corredores Públicos de San Isidro, que el jueves visitó el lugar, entregará el informe sobre el valor de la propiedad en el juzgado de Daniel Rafecas. Será antes del martes, día en que será indagada la esposa de López, María Amalia Díaz, citada al igual que el contador Andrés Galera y el empresario Eduardo Gutiérrez como partícipes necesarios del delito de enriquecimiento ilícito.
La ronda de indagatorias comenzará con Celia Inés Aparicio, una de las monjas del convento de General Rodríguez al que López llegó en la madrugada del 14 de junio con el dinero, y concluirá el viernes con la ampliación del ex funcionario kirchnerista.
La citación de López busca probar que la casa de Dique Luján, con salida al río y construida sobre un terreno de dos mil metros cuadrados, donde vivía, formaría parte de su patrimonio a través de terceros y nunca fue declarada. El valor de la propiedad rondaría al menos los 800 mil dólares, confiaron fuentes judiciales a Perfil.
La indagatoria de la hermana Aparicio será el lunes por la mañana. Conocida como “la hermana Inés”, Aparicio está citada por el posible delito de encubrimiento. El juez decidió indagarla después de escuchar los testimonios de los seis policías que llegaron hasta el convento en la madrugada en que ingresó López. Los efectivos explicaron que estuvieron más de cuarenta minutos en la puerta esperando que las monjas les abrieran. Además, según las imágenes que se difundieron del momento de la llegada de López, ella fue quien abrió la puerta y ayudó a entrar los bolsos en los que estaban los dólares.
Aparicio estuvo el miércoles en tribunales para reunirse con Perla Martínez de Buck, la defensora oficial que la representará en la causa. Con larga trayectoria en Py, Martínez de Buck también defenderá a Díaz, quien tiene 11 llamadas con otra de las religiosas durante la noche del 14 de junio.
La decisión de indagar a Díaz, Galera y Gutiérrez llegó tras la ampliación del testimonio del arquitecto que construyó la casa donde vivía el matrimonio en Luján. El hombre afirmó que fue Galera, presunto testaferro de López, quien pagó todos los honorarios de la construcción. Y que cuando estuvo a cargo de las obras de una serie de refacciones y agregados que se hicieron en la vivienda, los acordó con el ex funcionario. Esto corroboraría que López era el verdadero dueño de esa vivienda, a pesar de tener contratos de locación con Gutiérrez, propietario del grupo Farallón y empresario de la obra pública./ Fuente: Perfil.com

Dejá tu opinión

comentarios