XLS (1) copia

julio 13, 2016 1:47 pm

“La verdad es que cambiaron muchas cosas de mi vida cuando estuve lesionado. Estuve muy cerca de no volver a jugar y de retirarme por lo dura que era mi lesión, así que imaginate lo lejos que estaba de volver a esto”, relató Juan Martín Del Potro sobre lo que le costó sobreponerse a sus operaciones con la idea de retornar al circuito y competir en el más alto nivel.

El tandilense, luego de la práctica del equipo de Daniel Orsanic en Pésaro, donde desde el viernes Argentina enfrentará a Italia en busca del pasaje a las semifinales de la Copa Davis, analizó su presente y lo compleja que será la serie. Junto a él, también se encuentran Juan Pico Monaco, Guido Pella y Federico Delbonis.

“Tuve que esperar mucho tiempo para volver al tenis, y extrañaba la Copa Davis. Estar acá, convocado para una serie de cuartos de final, ya es mucho. Creo que todo lo que viene siendo este año para mí, con la vuelta al tenis y a la competencia, es súper importante y me da felicidad porque es un premio a no haber bajado los brazos”.

Delpo, que batalló durante más de dos años para intentar reinsertarse, se perfila para disputar el dobles, el sábado, junto a Guido Pella. “Orsanic sabe todo el esfuerzo que estoy haciendo para jugar, el cambio de superficie, cómo está mi muñeca, y lo analizará. Hoy, por suerte, hay otros jugadores que están en buen nivel en esta superficie”, expresó en diálogo con La Nación.

“Veo una serie pareja. La Davis es muy difícil, siempre hay sorpresas. Cuando uno es favorito puede pasar a no serlo por los resultados del primer día. Todos los puntos van a ser muy equilibrados, no hay un jugador que sobresalga y asegure los dos puntos. Se puede ganar los cinco puntos, como no hacerlo. Eso hace más interesante la serie”, concluyó la Torre de Tandil.

Dejá tu opinión

comentarios