accidente

agosto 8, 2015 3:53 pm

La mitad de los accidentes viales con muertos o heridos registrados en la Argentina está asociado al consumo de alcohol y drogas, un “combo fatal” que reduce drásticamente los reflejos del conductor, denunció una ONG especializada en la problemática.
El episodio protagonizado el pasado jueves por el cantante de la banda Tan Biónica, Chano Moreno Charpentier, puso nuevamente de relieve una alarmante problemática. La situación es tan grave que actualmente en la mitad de los siniestros viales se detecta la presencia de estas sustancias en los análisis toxicológicos a los que son sometidos quienes están al volante.
Alberto Silveira, director de la organización civil Luchemos por la Vida, expresó al Diario Popular que “se viene registrando
un notable y preocupante aumento en la ingesta combinada de alcohol y otras sustancias tóxicas entre los conductores, un tema que requiere de mucha difusión para generar concientización entre la población”.
El músico Santiago Chano Moreno Charpentier es noticia desde el jueves tras ingresar de contramano por una calle del barrio de Belgrano y chocar con su camioneta a varios vehículos estacionados, para terminar impactando contra un portón de garaje. En las últimas horas se confirmó que los estudios clínicos revelaron la presencia de alcohol, marihuana y cocaína en su
organismo.
“Pudo ser muchísimo peor este episodio. De casualidad no estamos lamentando víctimas fatales. Más allá de lo que intentará
probar el conductor y su defensa, sobre una situación de violencia en la previa del siniestro vial, conducir un vehículo luego de
ingerir alcohol y drogas es inaceptable, porque puso en riesgo su vida, pero también la de terceros, además de los daños económicos”. “Es un pésimo mensaje para la sociedad”, señaló.
Para el especialista, en muchos casos de gravedad fatal, las víctimas fallecidas “no necesariamente son los conductores alcoholizados o intoxicados con drogas, ya que una buena parte de las personas fallecidas son terceros, como sus acompañantes, peatones o conductores de otros vehículos”.
“Esta combinación de alcohol y drogas en el organismo al momento de conducir, es realmente un combo fatal, que incrementa
los efectos ya nocivos de las bebidas alcohólicas. En el caso del cantante, tal vez se establezca que escapaba de una agresión, pero aún así manejar alcoholizado, con marihuana y cocaína en su organismo, es un delito. No sólo eso, porque de no haber estado bajo sus efectos, y si realmente fue agredido, estar sobrio le hubiera permitido una mejor reacción, tomar decisiones adecuadas”, explicó el titular de Luchemos por la Vida.

Controles sorpresivos y móviles
De acuerdo a lo expresado por Silveira, “en el país hay controles de alcoholemia, pero son dispersos, y se realizan de tal forma que los conductores que infringen la ley consumiendo sustancias los evaden fácilmente, cambiando al ruta”. “Lo que se requieren son controles sorpresivos, que sean móviles, para generar un efecto sorpresa. No está bien que sólo se realicen controles de alcoholemia en horario nocturno o sólo los fines de semana. Deben ser realizados de manera cotidiana”. Por ejemplo, “nadie realiza controles de alcoholemia en la zona de Puerto Madero al mediodía, donde los comensales acompañan la comida con vino, y luego salen manejando”, dijo Silveira.
Finalmente, el experto manifestó que “los organismos encargados de realizar los controles de alcoholemia deben poner el acento en que los operativos no se realicen en lugares previsibles, y se desarrollen en cualquier lugar, a cualquier hora, porque si se pueden esquivar, realmente no sirven mucho”.

Dejá tu opinión

comentarios