refugiados en Irak

agosto 14, 2014 12:00 pm

El gobierno de EE.UU. informó este miércoles que está analizando varias opciones para evacuar a miles de refugiados atrapados en el norte de Irak, bajo el asedio del grupo Estado Islámico. Ben Rhodes, asesor presidencial de seguridad nacional, anticipó que será una “cuestión de días” antes de que  Barack Obama anuncie el siguiente paso de lo que apunta a ser un creciente involucramiento de Washington en esta nueva crisis en Irak.

En declaraciones a periodistas en Edgartown ,Massachusetts, cerca de la isla de Martha’s Vineyard, donde Obama vacaciona con su familia, Rhodes dijo que esta evacuación es necesaria debido a que la crisis humanitaria en el norte de Irak requiere de una solución permanente.

“No creemos que dejar caer alimentos y agua desde el aire de manera permanente sea algo sostenible, y aunque algunos (refugiados) han podido escapar, queremos tener opciones para ponerlos en un lugar seguro, y hay varias opciones para eso”, indicó.

Auque evitó entrar en detalles, Rhodes comentó que están considerando opciones como “corredores  aéreos que conlleven misiones de rescate aerotransportado y diferentes maneras de movilizar a un lugar más seguro a gente que se encuentra en un lugar bastante peligroso”.

Miles de miembros de la minoría étnico-religiosa yazidi se encuentran refugiados en la montaña Sanjir, en el norte de Irak, a donde huyeron de la ofensiva del EI, que ha amenazado de muerte a todos aquellos que no comulguen con el tipo de fundamentalismo que promueven.

Por recomendación del secretario de Defensa, Chuck Hagel, el presidente Obama ordenó el envío adicional de 130 marines y tropas de élite para realizar una evaluación y reconocimiento del terreno alrededor de la montaña Sanjir.

El otro centro de operación de este contingente será la ciudad de Erbil, también en el norte de Irak, bajo asedio del Estado Islámico, dentro de la región semi-autónoma del Kurdistán, donde también se han refugiado miles de cristianos iraquíes que huyen del grupo radical.

Este nuevo contingente se sumará a los 700 soldados que se desplegaron con anterioridad para asesorar y capacitar a las fuerzas armadas iraquíes, ineficaces ante el avance del EI, pese a su amplia ventaja en el número de tropas y equipo.

Como otros funcionarios, Rhodes insistió en que aún bajo un escenario de un operativo de rescate de refugiados, Washington no volverá a enviar tropas de combate a Irak, sin embargo dejó en claro que si sus efectivos se ven bajo fuego del EI, “tienen la capacidad y la autorización para defenderse”.

Estados Unidos confirmó que continuará con los vuelos a esa montaña iraquí para entregar desde al aire alimentos y agua, tarea en la que cuentan con la asistencia de Reino Unido y a la que países como Canadá, Francia y Australia han expresado interés en sumarse.

Dejá tu opinión

comentarios