Jaime

agosto 26, 2014 11:58 am

Desde Washington llegó un pedido de colaboración a la Justicia argentina porque el ex secretario de Transporte Ricardo Jaime y uno de sus testaferros están bajo sospecha de haber recibido sobornos.
En diciembre de 2011 el diario paulista Valor Económico publicó que el Departamento de Justicia de Estados Unidos y la Securities Exchange Commission (SEC) que controla las operaciones de las empresas que cotizan en la Bolsa de Nueva York, investigaban a la Empresa Brasileira de Aeronáutica (Embraer) por sospechas de corrupción. Las compañías que operan en los Estados Unidos- como la brasilera Embraer- deben respetar la llamada Foreign Corrupt Practices Act (FCPA) que castiga a empresas, sean nacionales o del exterior, que sobornen funcionarios para hacer negocios. Embraer admitió ante la SEC haber comenzado una investigación para determinar si hubo prácticas corruptas en operaciones realizadas en varios países. Se supo entonces que uno de ellos es Argentina.
Un juez federal argentino, Sergio Torres, tiene a su cargo una investigación –abierta antes de que se conociera la información de la SEC- para determinar si en la operación de compra de 20 aviones Embraer que hizo Aerolíneas Argentinas en mayo de 2009 se pagaron sobreprecios y coimas. La adquisición se hizo cuando Ricardo Jaime era el secretario de Transporte de la Nación y Julio Alak hoy ministro de Justicia y Derechos Humanos, presidente de la empresa de aviación que había sido estatizada por el kirchnerismo.
En Buenos Aires se investiga si la compra por 700 millones de dólares se hizo con sobreprecios y si además, los funcionarios argentinos recibieron algún dinero de forma ilegal. Ante la información de que Embraer había admitido ante la SEC el pago de coimas en operaciones en las que podía estar la Argentina, Torres pidió, allá por 2011, información a Estados Unidos.
Todavía no llegó una respuesta al juzgado sobre el contenido exacto de la investigación que se sigue en Norteamérica. En cambio, según pudo confirmar Infobae en fuentes judiciales, desde Washington llegó un pedido de colaboración para intercambiar información.
La fama de Jaime, con unas 20 causas judiciales abiertas por corrupción en la Argentina, ha trascendido las fronteras. Acá fue condenado por intentar robar pruebas en un allanamiento. Está procesado por enriquecimiento ilícito. Y tiene que ir a juicio en dos casos donde los empresarios a los que debía controlar le entregaban dádivas. En Estados Unidos lo investigan por la posible recepción de coimas.
Pero la operación de compra de los aviones de la Aerolíneas estatizada puede llegar a involucrar a otros funcionarios. La compra fue negociada por el ministro de Planificación Julio de Vido, por Alak -que primero se opuso a pagar el precio convenido y luego lo aceptó- que presidía la aerolínea estatal y por Jaime quien iba a estar dos meses más como secretario de Transporte. El actual ministro de Economía Axel Kicillof fue subgerente general de Aerolíneas en la época de la operación investigada. En mayo de 2011, Kicillof señaló que “los Embraer fueron financiados en un 85% por el Banco Nacional de Desarrollo de Brasil, con una tasa que es del 7% anual a 10 años, una tasa inédita para un préstamo que no es financiero, sino destinado a inversiones”. Kicillof había hecho esas declaraciones en el Congreso, ante la Comisión de Seguimiento de las Privatizaciones debido al cargo que ocupaba antes de llegar al staff de Economía.
Tal vez el precio de 34 millones de dólares por avión haya sido justo. Y la financiación aceptable. Pero al mismo tiempo se pudo haber pagado coimas. Tal como lo aceptó Embraer. Y por eso el Departamento de Justicia, la SEC y el FBI investigan a Jaime y uno de sus testaferros preferidos en Estados Unidos./ Fuente: Infobae

 

Dejá tu opinión

comentarios