macri

noviembre 15, 2016 6:05 am

“Argentina siempre va a contracorriente. Mientras toda Latinoamérica temblaba ante la llegada de Donald Trump, y el peso mexicano se devaluaba un 20%, el peso argentino se revaluaba por la entrada de dólares, aunque esta semana empieza con una caída”.

Así comienza una nota publicada en el diario español El País en la que se cuestiona la deuda tomada por el gobierno de Cambiemos: “Macri tenía la ventaja de que Argentina, después de años de kirchnerismo, ruptura con el FMI, guerra con los fondos buitre y salida de los mercados financieros, estaba muy desendeudada”, asegura el periodista Carlor Cué.

“Esta deuda y estos tipos de interés del 26%, (…) sumados a un peso muy fuerte gracias a un mercado inundado de dólares, están provocando un enorme festín financiero en plena recesión que tiene a algunos economistas preocupados”, lanza como hipótesis luego.

Tras algunos párrafos en los que el autor toma nota de que esta situación de toma de deuda va a seguir, arremete: “Argentina es un gran negocio financiero y todas las emisiones de deuda en dólares y euros y de Lebac en pesos se cierran con gran éxito. Un inversor con buen ojo ha podido ganar con las Lebac un 50% en dólares (se puede invertir en pesos y cambiar sin ninguna restricción, al contrario de lo que sucedía con el kirchnerismo, y el peso ahora está más fuerte que en marzo) una rentabilidad del dinero imposible en cualquier otro lugar del planeta”.

Esos tipos de interés desaforados, dice el informe, “le cuestan millones de pesos cada mes al Banco Central. Todo para luchar contra la inflación, el gran drama argentino”.

Y luego cita a Federico Sturzenegger presidente del Banco Central: “Esta inflación es una especie de subsidio al sistema financiero, que toma el dinero a interés bajo y lo presta por encima de la inflación. Esto se va a acabar en 2019, cuando consigamos bajar la inflación a un dígito. Es un desafío para los bancos y para nosotros”,

El análisis de El País agrega que el blanqueo de capitales impulsado por el Gobierno “está llenando de dólares el mercado”  y señala al trauma producido por el corralito de 2001 como una de las causas de que el sistema financiero sea tan chico en este país y tenga tanto por crecer.

“Este crecimiento acelerado se está convirtiendo en un gran negocio mientras a su alrededor todos los otros sectores clave de la economía se desploman y Argentina, cada vez más cara, no para de perder competitividad”.

Y remata: “de momento el verdadero negocio argentino está en el dinero. Los argentinos le llaman a esto, que han vivido tantas veces, “bicicleta financiera”. Si se para bruscamente suele traer muchos problemas”./Nexofin

Dejá tu opinión

comentarios