Situacion de calle

junio 24, 2015 4:53 pm

En Mendoza, unas 300 personas viven en situación de calle. La primera ola de frío en la región tuvo su correlato en albergues colapsados de seres humanos sin techo. La ONG Voluntarios en Red advierte que los refugios no dan abasto, ofrecen servicios limitados y mucha gente tiene que pasar la noche afuera. Los que buscan asilo en la Terminal terminan en la calle.

La primera vez que Mendoza abrió un refugio para personas en situación de calle fue en el invierno de 2012. Es el único hogar de tránsito para personas sin techo del Gobierno y por estos días no da abasto.

“Siempre termina más gente afuera que adentro. Estamos prestando servicio limitado, por que el Gobierno le debe mucho dinero a la asociación evangelista que administra el refugio”, comentó Ariel Moyano, colaborador permanente del único centro de ayuda estatal.

Además, este lugar sólo tiene la capacidad de proteger del frío a 50 personas, cuando la realidad marca que son cerca de 300 los mendocinos que no tienen una cama donde dormir, un dato que fue divulgado ayer por la ONG Voluntarios en Red. “El albergue de Guaymallén es para unas 50 personas y los afectados son muchos más. El problema es que el Estado provincial tiene una gran deuda económica con la asociación y, en consecuencia, la prestación es básica. Aparte, como no todos pueden ingresar, no les queda otra que terminar en la Plaza Independencia, en la guardia de los hospitales, en el exterior de la Terminal de Ómnibus Padre Contreras (ya que los echan de la parte interna), en la plazoleta del Indio, la plazoleta de la calle Alem, bajo los puentes… Pero el problema más grave es la salud de quienes viven en esas condiciones”, comentó Hugo Fiorenz, titular de Voluntarios en Red.

Sin corazón

Desde hace 15 días se le prohibió la estadía a un grupo que dormía en la Terminal, lo que puso sobre el tapete, una vez más, la problemática. Cuando las temperaturas en los últimos días rondan los 0 grados y el pronóstico es igual para los próximos días, comienza a preocupar la situación de los mendocinos que no tienen un techo para dormir.

Tal es el caso de Humberto y Ricardo, que durmieron en un banco en la Terminal. Humberto tiene el secundario completo y es técnico, trabajaba en una empresa de agua mineral, pero ahora es vendedor ambulante y desde hace siete meses vive en la Terminal. “Hace mucho frío y no se puede, es imposible, porque las temperaturas son muy bajas y no podés dormir”, contó.

“Trato de hacer ejercicio para no tener frío y cambiar el sueño, pero nosotros dormimos en un banco de cemento”, añadió Ricardo. Ahora duermen en los bancos exteriores cubriéndose con camperas, colchas y cartones.

Desde la Terminal de Ómnibus aseguran que la prohibición se debe a razones de seguridad. Su administrador, Carlos Pelloni, indicó que “funciona hasta las 11 de la noche y empieza la tarea fuerte de limpieza. Nosotros nos acercamos a la gente y le pedimos que no se queden, que hace mucho frío y la mayoría se está yendo. Siempre queda alguno que no tiene una posibilidad. Desconozco que sean 30 o 40, sí hemos visto entre 10 y 15 personas y les pedimos que no se queden porque no es un lugar para dormir”.

El único refugio que existe en la provincia funciona en Dorrego 372, de Guaymallén. Allí se les ofrece comida, abrigo, un baño y, fundamentalmente, una cama. Tiene capacidad para unas 50 personas y en lo que va del año ya pasaron 300. Quienes deseen colaborar, pueden dirigirse a ese lugar o llamar al teléfono 15560043.

Sin embargo, algunos aseguran que en los últimos meses o no los reciben o no tienen buen trato, porque el Gobierno tiene deudas con la fundación que la atiende. En este sentido, el director de Emergencia Social, Juan Carlos Villegas, admitió que “hubo un atraso importante, real, eso es verdad, de aproximadamente cuatro meses, pero fue un problema meramente administrativo. Esa deuda existió pero no se le negó a nadie la posibilidad de ingresar”.

Por su parte, desde el Gobierno admitieron desconocer lo que sucede en la Terminal y aseguran que trabajarán para reubicar a los afectados, aunque todavía hay muchas familias que esta noche no tendrán dónde dormir.

El 85% de los sin techo no recibe atención médica

Alrededor de 10 mil personas no tienen vivienda y subsisten en alguna parte de la República Argentina. De ese total, solamente el 15% recibe atención médica, según una investigación realizada por entidades de beneficencia de todo el país nucleadas en el programa Médicos del Mundo.

Bajo el título Estado de Salud en Argentina, esa organización social realizó un estudio en el que da cuenta de las condiciones sanitarias de las personas que no tienen dónde vivir y deambulan por las calles.

De acuerdo al trabajo de investigación, un 85% de las personas en esta condición no accede a ninguna cobertura de salud, mientras que del 15% que recibe asistencia sanitaria, en un 76% de los casos se sintieron discriminados o maltratados por los profesionales estatales.  Además, dentro del 15% de los que reciben atención, el 69% no termina el tratamiento por discontinuar la medicación o por falta de acceso al medicamento necesario, según advierte el documento.

“Estas personas forman parte de la población más vulnerable, la que tiene menos posibilidades de acceso a la salud pública por diferentes barreras y problemas sociales, culturales y económicos, y hasta de discriminación para vincularse con el sistema público local”, señaló Gonzalo Basile, presidente del Consejo Directivo de Médicos del Mundo Argentina.

En este contexto, la entidad puso en marcha una Unidad Móvil, donde se brinda atención médica, ginecológica, pediátrica y oftalmológica a adultos y niños que viven en las calles.

En ese sentido, se indicó que el programa llegaría a Mendoza durante la semana próxima.

Dejá tu opinión

comentarios