donofrio capitanich

noviembre 26, 2014 10:26 am

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, cargó esta mañana contra las autoridades del club River Plate, encabezadas por su presidente Rodolfo D’Onofrio, donde ayer ocurrieron hechos de violencia protagonizados por dos sectores de barrabravas antagónicos. “Repudiamos este tipo de hechos de violencia; se trata de un hecho delictivo que debe ser juzgado y condenado por un juez competente”, dijo Capitanich en declaraciones formuladas en su habitual conferencia de prensa. Agregó que por tratarse de la irrupción de “supuestos barras bravas” en las instalaciones de un club, “son las autoridades” de la entidad deportiva las que deben implementar “mecanismos de seguridad en cuanto al acceso a estadios e instalaciones”. “Se supone que a las instalaciones deportivas nadie ingresa si no es socio”, por lo que si es socio y realizó hechos delictivos “debe ser identificado”, y luego “retirarle el carnet, hacer la denuncia policial y propiciar un juicio que tenga condena”.

Capitanich reiteró que “actitudes de esta naturaleza son deleznables y repudiables”, y que “hay una responsabilidad de las autoridades de la institución por facilitar el acceso” y porque son ellos mismos los que “deben propiciar la denuncia para la posterior condena”. El jefe de ministros consideró, también, que “si hay un entramado de negocios debe ser investigado y resuelto”, y si hay “vinculación de barras bravas” con autoridades del club podría ser una “asociación ilícita”.

Unos cien integrantes de una facción disidente de la barra brava de River Plate ingresaron ayer al club y en la confitería agredieron con palos, cadenas y armas blancas, a socios y a miembros de la barra oficial. Según informaron ayer a Télam fuentes del club, un pequeño grupo de barras, referenciados como los ‘Verdaderos Borrachos del Tablón’, fueron a la oficina de socios a buscar entradas, que les fueron negadas, mientras otro grupo se trasladó a la confitería donde detectó la presencia de integrantes de la barra oficial.

Instantes después, unos noventa miembros de la barra disidente, encapuchados, ingresaron por un estacionamiento de la avenida Figueroa Alcorta, en el barrio porteño de Núñez, y en la confitería del club agredieron a socios y a integrantes de la barra ‘oficial’ Los Borrachos del Tablón.

Dejá tu opinión

comentarios