Marcos Peña

mayo 23, 2016 6:30 pm

El jefe de Gabinete, Marcos Peña,  afirmó hoy que el país se encuentra “en el peor momento” en  materia socioeconómica, por lo que se adoptan “todas las medidas  posibles para que no se profundice” esa situación.

“Sin duda estamos en el peor momento, somos conscientes de eso,  y trabajamos en todas las medidas posibles para que no se  profundice”, afirmó Peña, al referirse al impacto de las medidas  económicas que tomó el Gobierno y que afectan a los sectores más  vulnerables de la población.

El funcionario advirtió además en declaraciones radiales que el  presidente Mauricio Macri asumió el año pasado con un Estado “casi quebrado” y con una economía “muy deteriorada”, aunque insistió en  que “la inflación va a empezar a bajar y esto va a generar una  reactivación”.

“Recibimos una economía que estaba muy deteriorada. No es un  proceso fácil, está claro, pero somos muy optimistas en que esto  va a redundar en beneficios para todos los argentinos. La  inflación va a empezar a bajar y esto va a generar una  reactivación de la economía”, señaló.

Peña realizó estas declaraciones un día después de que la  Comisión Episcopal de Pastoral Social advirtiera sobre la  condición de vulnerabilidad social en la Argentina y pidiera que  se tomen en cuenta “las situaciones de precarización laboral” y  “no desoír señales de alarma social”.

El jefe de Gabinete subrayó que “el mayor aporte” que está  realizando el Gobierno “es evitar una crisis estructural” de la  economía en virtud del Estado en que recibió la administración  nacional, y aseguró que si bien se atraviesa “una situación  complicada”, hay que confrontarla “con que el país hubiera  terminado de quebrar” como ocurrió “en 1989 y 2001”.

“Los números de la economía de diciembre en cualquier contexto  histórico estaríamos ante una situación más parecida como a la de  2001 y 1989. Con lo cual todos los costos que se están viviendo  hay que confrontarlos con lo que se viviría si el país hubiera  terminado de quebrar. Sabemos que es difícil, pero más difícil  sería estar encaminándonos hacia lo que es Venezuela y lo que  estamos viviendo hoy a la distancia de un país que está quebrado y  con una situación muy complicada”, resaltó.

El funcionario se mostró, además, “plenamente de acuerdo” con  las conclusiones de la Iglesia respecto de la situación social del  país y destacó que el Gobierno está trabajando en el objetivo de  pobreza cero y “muy atentos para que la pobreza más dura y  estructural y la indigencia tengan cobertura alimentaria”.

Por otra parte, al ser consultado sobre las declaraciones del  asesor del PRO Jaime Durán Barba en el sentido que no hay muertos  por desnutrición en la Argentina, el jefe de ministros señaló:  “No me animo a decir que no haya ninguno, sí me animo a decir que  estamos trabajando muy fuerte para que no los haya”.

Dejá tu opinión

comentarios