impsa

septiembre 17, 2014 11:59 am

La ministra de Industria, Débora Giorgi, confirmó hoy que el Gobierno analiza ir al rescate de la empresa Impsa, del Grupo Pescarmona, que se declaró en crisis tras avisar que no podrá afrontar mañana sus vencimientos de deuda. La funcionaria precisó que la administración kirchnerista podría ayudar con algún tipo de aporte de capital a la empresa
controlada por Enrique Pescarmona, para evitar que se acerque a un escenario de quiebra.
Giorgi aclaró en declaraciones a Radio Del Plata que el rescate se dará “en tanto y en cuanto se preserven los intereses del
Estado y los 1.700 puestos de trabajo” que la firma tiene en la Argentina. Precisó la funcionaria que con el ministro de Economía, Axel Kicillof, y otras áreas de la administración central, están trabajando “codo a codo” desde hace tiempo con la empresa de Pescarmona para evitar su bancarrota. “Estuvimos trabajando y vamos a tratar de ayudar, como hacemos
siempre, a las empresas para mantener sus puestos de trabajo y su calidad productiva. Pero también siendo la defensa de los intereses del Estado en el aporte que haga, siendo par de los otros posibles acreedores que pueda tener la empresa”, indicó.
Señaló la ministra de Industria que IMPSA –que ya avisó que no podrá hacer frente a un vencimiento de este jueves- tiene
problemas financieros ya hace dos años, desde antes de que Argentina entrara en default. “No tiene nada que ver con la jugarreta de (juez, Thomas) Griesa y los holdouts”, afirmó la funcionaria después de que se ligara la situación de la compañía al “default selectivo” en el que cayó el país el 31 de julio pasado.
En un escrito ante la Comisión Nacional de Valores (CNV), la compañía sostuvo que “se ve en la necesidad de posponer el pago de intereses correspondientes a la fecha de pago del 18 de septiembre de 2014 de sus Obligaciones Negociables Clase X y de sus Obligaciones Negociables Clase XI”. La empresa no podrá hacer frente a un pago de intereses previsto para ese día por 42 millones de pesos y 23 millones de dólares.
La metalúrgica de Pescarmona, la mayor proveedora argentina de soluciones para generación eléctrica a partir de recursos
renovables, se convirtió en la primera empresa en declarar su incumplimiento en los pagos de sus obligaciones tras el default técnico en que ingresó Argentina el 30 de julio.

Dejá tu opinión

comentarios