segundo EI

mayo 13, 2015 5:25 pm

La coalición de París asestó un nuevo golpe a la cúpula del grupo yihadista Estado Islámico (EI). El ministerio de Defensa iraquí informó de la muerte del considerado número dos del movimiento, “Abu Alaa Afri”, tras un bombardeo contra la Mezquita de los Mártires de la aldea de al-Iyadhiya, muy cerca de Tal Afar, al norte de la provincia de Nínive y bajo control del EI desde junio.

Su desaparición supone un duro golpe para un EI que ha tenido que recurrir a la existencia de un “na’ib al-malik” (una especie de súper número dos) debido al delicado estado de salud del califa, Abu Bagrh Al Bagdadi, herido en un bombardeo de la coalición el 18 de marzo al norte de Irak. Washington no ha reconocido oficialmente la información difundida por su aliado iraquí, pero sus aviones y barcos son los responsables de la gran mayoría de ataques.

El lugar dejado por Alaa Afri se lo disputarán ahora Abu Ali al-Anbari, ex general del Ejército de Irak nacido en Mosul y vinculado al EI desde su expansión a Siria en verano, y Ali Moussa al-Hawikh, gobernador yihadista en Raqa. Una disputa que simboliza la competencia entre las facciones iraquí y siria del movimiento por hacerse con el control del califato, según revelaron esta misma semana combatientes que han decidido desertar a la ONG “Eye on The Homeland”, creada para apoyar a quienes dejan de luchar con el EI y que en el último mes habría ayudado a desertar a unas cien personas. Los testimonios de los desertores confirman que el califa habría sido trasladado a Raqa, bastión insurgente en Siria, para recibir tratamiento médico, según recogió el medio digital estadounidense “The Daily Beast”, y que estos dos dirigentes, además del fallecido Alaa Afri, buscan llenar el vacío de Poder dejado por Al Bagdadi, con problemas en la espina dorsal y una pierna.

 

Dejá tu opinión

comentarios