DSC_7913

abril 22, 2015 10:20 am

La amenaza de lluvia, las nubes bajas y la tarde plomiza no fueron impedimento para que Alejando llegara en su moto hasta el parque Estación Benegas y colgara una a una las cometas que elabora en su casa con materiales reciclados.
Además de ser parte de la fuerza policial, el hombre –conocido como el Caballero del Aire– desde hace más de 30 años se dedica a fabricar cometas y juguetes para niños con elementos reciclados, reutilizando todo lo que usted y yo sacamos a la basura.
Quedó dicho que Alejando es policía; falta agregar que también es padre de familia y un amante de la naturaleza, al punto tal que ha recorrido las escuelas de varios departamentos y también de los lugares mas remotos de provincia. Así ha llegado a colegios como el Yapeyú, ubicado a 70 kilómetros de la Laguna del Diamante, en plena montaña mendocina, o hasta la escuela Marcos Graña, de la localidad de Canalejas, en el límite que comparte General Alvear con La Pampa y San Luis, llevando su show para los niños, una rica merienda y por supuesto un mensaje: “al medio ambiente lo cuidamos entre todos”.

Reutilizar lo que se tira
Mientras cuelga cada uno de sus cometas, algunas medianas y otras grandes, Alejandro cuenta: “El nylon lo fabrico yo, alquilo máquinas como toberas y sopladoras y compro el master, que es lo que le da color”. El proceso de reutilizar una botella de plástico es largo y Alejandro lo cuenta en detalle, lo que hace que uno valore aún más cada uno de los barriletes que confecciona, pero también su amor por el cuidado del planeta.
“Todo es 100% reciclado, hasta las varillas de madera que son de álamo, un árbol que crece rápido, llega a cierta altura y se seca, por lo que es ideal para madera”, resume finalmente Alejandro un proceso al que le dedica sus días de franco.

Barrilete cósmico
“Mi primer ‘volantín’ lo hice a los 11años con la bolsa de un supermercado muy conocido. Íbamos con mis amigos a comprar esas bolsas, y aunque era un lujo, el súper las entregaba; después, al cañaveral a elegir las cañas –un gusto que me sigo dando– y fabricábamos los skud israelíes, que son los que tienen forma de rombo que estamos acostumbrados a ver. De ahí pasé a los barriletes de papel –los que mis amigos del barrio me pedían que se los hiciera–, y así empezamos con mi hermano haciendo barriletes”, recuerda Morales.
A los 18 comenzó con el reciclado propiamente dicho, una etapa que coincide con la aparición de la botella pet en el mercado. “El plástico es como la plastilina: si tenés creatividad hacés lo que querés”, dice Alejandro, quien después de hacer la secundaria se recibió de profe de Inglés pero nunca dejó de hacer sus cometas. Al contrario, fue perfeccionando la técnica en algo que él cree debería ser considerado un deporte.

Caballero amigo
El Caballero del Aire es una especie de súper héroe, y como tal tiene un súper enemigo. En este caso es Eco Loco, alguien que se encarga de contaminar la mente de todas las personas incitándolas a ensuciar. El malvado tiene como ayudantes a Virus y Bacteria, y es el Caballero del Aire quien los combate con sus aliados Agua y Jabón.
En torno a esto gira la obra que Alejandro Morales, desde hace diez años, lleva a distintas escuelas de la provincia y que requiere la participación del público. “Con esta obra he recorrido casi toda la provincia y he sido invitado por otras municipalidades del país para llevar mi mensaje: entre ellas he sido invitado por el Partido de la Costa, Carlos Paz, Villa María y San Luis”, las que conocieron el trabajo de este mendocino a través de una documental realizada por el canal infantil Paka Paka.

Homenaje al hermano
Cuando uno recorre con la mirada las cometas que Alejandro colgó especialmente para El Ciudadano, descubre que algunos de ellos tienen dibujadas las siluetas de las Islas Malvinas y otros llevan dos números. “El seudónimo Caballero del Aire es un homenaje a mi hermano, que fue combatiente de Malvinas. Por eso algunas de las cometas llevan la imagen de las islas, otras el 649, que es el número de caídos, y el 1.703, la suma de los caídos en la guerra, más los heridos que dejó el conflicto bélico”, explica este policía con una mezcla de orgullo y emoción.

Las tres ‘R’ de la victoria
“A mí lo que me interesa es el tema ecológico, no comercializar lo que hago”, dice Alejandro, y esta cronista puede dar fe de sus palabras, ya que mientras conversaba con él varias personas se acercaron a ver las cometas y se fueron con una bajo el brazo. como pago simbólico pidió que la próxima vez le traigan todas las botellas de pet que estén a punto de tirar a la basura.
“Con mi hermano, con el que empecé a hacer esto hace más de 30 años, implementamos las tres ‘R’ (reutilizar, reducir y reciclar) y es un concepto que ahora lo está utilizando todo el mundo. ¡Tendríamos que haberlo patentado!”, comenta entre risas.

Próximos desafíos
“Tengo un proyecto con la gente de Parques y Zoológico en el que me ceden dos hectáreas y media para hacer campeonatos y competencias de vuelo, pero como no hay baños ni agua potable en el predio, aún estoy haciendo actividades con la Municipalidad de Maipú en el Parque Metropolitano, donde hacemos juegos, competencias y vuelos. Lo mismo voy a empezar a hacer en el parque Benegas de Godoy Cruz, entre otras actividades”, explica, agregando que “ese proyecto incluye juntar dos millones de botellas para construir un laberinto en el Parque General San Martín”.
Las escuelas que deseen que Alejandro lleve su obra, talleres y actividades gratis para chicos, pueden comunicarse con él a través del Facebook caballeroDELAire, o por teléfono al 261 5430518./ Rebeca Rodriguez

Dejá tu opinión

comentarios