odebretch 2

marzo 8, 2016 6:47 pm

El escándalo Petrobras ha alcanzado un nuevo pico de tensión, con revelaciones que pueden afectar intereses que exceden las fronteras de Brasil. El ex presidente y heredero del grupo Odebrecht, el magnate de la construcción Marcelo Odebrecht, ha sido condenado este martes a 19 años y cuatro meses de prisión por los delitos de corrupción, lavado de dinero e integrar una organización criminal.

Odebrecht, que está preso desde el pasado julio en Curitiba, es una persona clave en las investigaciones de Petrobras y su caso puede tener repercusiones en otros países de Iberoamérica y África, donde la empresa tiene negocios de infraestructura con varios gobiernos desde hace décadas. Odebrecht también tiene negocios en Estados Unidos, Portugal, Alemania y Austria.

Condenado por el juez Sergio Moro, líder de la operación “Lavajato” (lavacoches), que investiga la gigantesca trama de corrupción de Petrobras, el magnate de la construcción puede apelar a la “colaboración” para tratar de reducir la pena, como han hecho otros investigados. Según el diario “Folha de Sao Paulo”, Odebrecht ya “liberó” a algunos de sus ejecutivos para que pudieran revelar lo que saben a la Justicia y reducir sus condenas.

El escándalo de la petrolera implica a ejecutivos de otras constructoras brasileñas con operaciones en el exterior. Jueces que siguen el caso ya manifestaron que la prisión de Odebrecht será una especie de “refundación de la República”, por el peso de las informaciones que pueden salir a la luz sobre una antigua estructura de corrupción que involucra a políticos de todos los partidos. Según las investigaciones, las constructoras dirigían un conglomerado de 16 empresas asociadas a la estatal hidrocarburífera, que pagaba sobornos a los directores de la petrolera a través de cuentas bancarias en el exterior para obtener suculentas adjudicaciones de contratos.

Tercera generación de una dinastía de la construcción, Marcelo Odebrecht es uno de los hombres más influyentes y ricos de Brasil, con un círculo de amistades que incluye a los principales líderes políticos, entre ellos los ex presidentes Fernando Henrique Cardoso (1994-2002) y Luiz Inácio Lula da Silva (2002-2010).

Odebrecht III, como era conocido, dirigía desde 2001 un grupo empresarial con más de 100.000 empleados. Su empresa está vinculada no solo a Petrobras sino también a los principales proyectos de infraestructura de Brasil, entre plantas hidroeléctricas y nucleares, concesiones de aeropuertos, así como las obras del Mundial de Fútbol 2014 y de los Juegos Olímpicos de 2016.

Dejá tu opinión

comentarios